Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Mamvas escriba una noticia?

Aumentan las advertencias de una recesión global

31/03/2019 09:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Nick Beams, wsws

La economía mundial muestra signos de un crecimiento significativamente menor, sino una recesión total, con luces de advertencia parpadeando tanto en los mercados financieros como en la economía real.

La semana pasada, el rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años EEUU se redujo drásticamente y en algunas ocasiones se redujo por debajo de la tasa de los bonos del Tesoro a corto plazo. Esto es importante porque, en circunstancias "normales", las tasas de los bonos a más largo plazo son más altas que las que se obtienen de la deuda a corto plazo. La "inversión de la curva de rendimiento" apunta a una creciente incertidumbre financiera ya que los inversores buscan una mayor seguridad y se consideran un indicador de recesión.

Otras tasas de interés, sobre todo en los bonos alemanes que, como los bonos del Tesoro estadounidense, se consideran un refugio seguro, también han caído y, en algunos casos, se encuentran en territorio negativo. El miércoles, el gobierno alemán emitió 2.400 millones de euros en bonos a 10 años con una tasa de interés de menos 0, 05 por ciento. La emisión sobrepaso el monto inicial por 2.6 veces, lo que significa que podrían haber recaudado €6, 3 billones.

El creciente nerviosismo en los mercados financieros también se menciona en un informe de Bloomberg a principios de esta semana que decía que la cantidad de bonos globales con un rendimiento negativo había superado los 10 billones de dólares.

El rendimiento negativo se produce cuando el precio del bono sube tan alto, debido a que los inversores buscan seguridad contra el riesgo financiero, que de mantenerlo hasta su vencimiento incurriría una pérdida para el inversor.

El punto de inicio de este cambio fue la indicación de la Reserva Federal de EEUU después que en la reunión de su Comité Federal de Mercado Abierto (siglas en inglés, FOMC) a principios de este mes no estaba contemplando aumentos en las tasas de interés para este año, lo cual indica un fuerte cambio de su opinión al final del año pasado cuando se anticipaba al menos dos cambios de la tasa de interés para 2019.

El cambio de opinión de la Reserva Federal comenzó en enero cuando hizo público una declaración "moderada" sobre las tasas de interés, en respuesta a una fuerte desaceleración en los mercados de valores estadounidenses en diciembre, cuando sufrieron el peor resultado para ese mes desde diciembre de 1931.

La declaración que siguió a la reunión del FOMC de este mes dejó en claro que la Fed no estaba simplemente comprometida en una reversión temporal de su posición anterior. Era un virtual reconocimiento que no iba a haber ningún retroceso en sus compras masivas de activos bajo el programa de flexibilización cuantitativa, lo que hizo que su balance general se expandiera de $800 mil millones antes de la crisis financiera a $4, 5 billones hoy.

La Fed había comenzado a reducir sus activos en $50 mil millones al mes y el presidente de la Fed, Jerome Powell, indicó a fines del año pasado que esta política continuaría en el futuro como si fuera un "piloto automático". Esto provocó una furiosa oposición de secciones clave de la economía. Los mercados que mantenían la política de la Fed estaban afectando adversamente sus operaciones.

En la reunión de la semana pasada, la política de reducción de activos fue efectivamente eliminada. Powell dijo que la Fed desaceleraría la reducción de las tenencias del Tesoro a $15 mil millones al mes a partir de mayo y que espera concluir el cierre de la cuenta a fines de septiembre. Esto significó que el balance general de la Fed sería de alrededor de $3, 5 billones, o el 17 por ciento del PIB, en comparación con alrededor del 6 por ciento antes del colapso de 2008.

La característica más importante de la decisión de la Fed es lo que nos dice sobre el futuro de los EUA y la economía global. Resalta el hecho de que más de 10 años después de la crisis financiera mundial, cualquier retorno a lo que antes se consideraba una política monetaria "normal" está más lejos que nunca, y la economía y el sistema financiero global dependen completamente de la provisión de dinero ultra barato proveniente de los principales bancos centrales.

Al comentar sobre el último movimiento del FOMC, el redactor del Wall Street Journal , Greg Ip, señaló que se espera que la economía de los Estados Unidos crezca este año y que el desempleo oficial se mantenga bajo. "Lo que es preocupante es que mantener estas condiciones requiere una política monetaria tan expansiva. Sugiere que las poderosas fuerzas subyacentes, como el crecimiento lento la población y la disminución de las oportunidades de inversión, continúan afectando el crecimiento económico y la inflación en todo el mundo".

Señaló que si la economía de EEUU volvía darse un tropezón, la Fed no contaría con las municiones necesarias para responder porque solo podría reducir las tasas de interés en poco más de dos puntos porcentuales "menos de la mitad de lo que se requiere en la mayoría de las recesiones".

Informes recientes sugieren que el próximo paso de la Fed sobre las tasas podría apuntar más hacia abajo en lugar de subir.

Poco después de la decisión de la Fed, se produjo otro impacto esta vez provenientes de las cifras en Europa sobre el estado subyacente de la economía de la zona euro. El índice de gerentes de compras de manufacturas en la zona euro cayó a 47, 7 en marzo de 49, 4 en febrero, por debajo del 50 que es considerado como un indicativo de una contracción. En Alemania, la economía clave de la zona euro, el índice para el sector fabril se desplomó a 44, 7 en marzo, desde 47, 6 en febrero, alcanzando su nivel más bajo en 79 meses.

El miércoles en una conferencia en Fráncfort, el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, presentó una actualización sobre el estado de la economía de la zona euro, tras la decisión del BCE a principios de este mes de revertir su política de ligero ajuste monetario y emprender nuevas medidas de estímulo.

Dijo que el año pasado se registró un "pérdida en el impulso de crecimiento" que se había extendido al 2019. El factor principal es la desaceleración de la demanda de los mercados externos, lo que indica una desaceleración de la economía mundial. La debilidad en el comercio mundial continuaba y "el crecimiento de las importaciones de bienes globales en enero alcanzó su nivel más bajo desde la Gran Recesión, debido a la mayor incertidumbre sobre las disputas comerciales y la desaceleración de las economías de mercados emergentes, especialmente China".

La producción industrial cayó un 4, 2 por ciento en diciembre antes de recuperarse un poco en enero; pero los indicadores, como los nuevos pedidos de exportación, que históricamente han estado estrechamente relacionados con la producción industrial, permanecieron en "territorio negativo".

Draghi observó que tanto la zona extra-euro como la intra-euro se desaceleraron drásticamente el año pasado y que tal recesión simultánea "no se había producido desde el inicio de la crisis financiera mundial".

Draghi intentó poner su mejor cara ante una situación cada vez más grave y dijo que hasta ahora la disminución de la demanda externa no se había extendido a la demanda interna, sino que los riesgos habían aumentado en los últimos meses.

Concluyó sus comentarios asegurando que el BCE estaba listo para responder a riesgos futuros y "no nos faltan instrumentos para cumplir nuestro mandato".

Esta afirmación fue objeto de una respuesta mordaz por parte de Ashoka Mody, ex subdirector de Investigación y Departamentos Europeos del Fondo Monetario Internacional y ahora profesor en la Universidad de Princeton, según el diario británico Telegraph .

"¿Qué instrumentos?" Preguntó. "Aparte de su enredo de palabras, el BCE no tiene nada más que ofrecer".

Mody dijo que el BCE estaba dividido por "conflictos nacionales", siempre actuó demasiado tarde, con demoras y medidas a medias tintas que eran la antítesis de la gestión de riesgos.

Hasta ahora, la posición oficial en los Estados Unidos es que la economía continuará creciendo este año. La Fed ha revisado a la baja su pronóstico de 2, 3 por ciento en diciembre pasado a 2, 1 por ciento, pero según Powell, todavía se mantiene en un "buen lugar", aunque el crecimiento se desaceleró de la "tasa sólida" en el cuarto trimestre de 2018.

A principios de este mes, el columnista del New York Times , David Leonhardt, brindó algunas ideas sobre la situación a más largo plazo, señalando que la fortaleza de la expansión económica de EEUU fue exagerada.

"Aquí está la verdad: no hay auge. La economía ha estado sumida en un prolongado temor desde que terminó la crisis financiera en 2010. El crecimiento del PIB aún no ha alcanzado el 3 por ciento en ningún año, y el 3 por ciento no es una barra muy alta".

Escribió que si las predicciones de los expertos sobre el crecimiento de la economía de los Estados Unidos realmente hubieran tenido éxito, entonces sería un 6 por ciento más grande de lo es que hoy, produciendo $1, 3 billones más en bienes y servicios.

Una de las razones que señalo fue que las grandes empresas, a pesar de todo el dinero disponible, se estaban conteniendo. Un informe publicado a principios de esta semana señaló una de las razones por las que las compañías en el S&P 500 gastaron un récord de $806 mil millones en la recompra de sus propias acciones en 2018, superando la cifra para 2017 en casi un 56 por ciento y rompiendo el récord anterior de $589 mil millones establecido en 2007.

Estas cifras ponen de relieve el hecho de que el efecto principal de las diversas medidas de estímulo introducidas por los bancos centrales y los gobiernos, el programa de flexibilización cuantitativa y los recortes de impuestos corporativos de Trump, han servido para fomentar el parasitismo y la especulación, mientras que los signos de recesión indican que se está fabricando una crisis.


Sobre esta noticia

Autor:
Mamvas (4793 noticias)
Fuente:
mamvas.blogspot.com
Visitas:
303
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.