Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Oscarsr escriba una noticia?

Corte de cuentas: los avances y desafíos de la economía circular para 2021

18
- +
06/01/2021 15:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En el marco de su quinto aniversario en la región, la Fundación Ellen MacArthur ha visibilizado el impacto de la economía circular como una solución que ofrece beneficios a la sociedad, las empresas y el medio ambiente

En medio de la pandemia, países como Chile y Colombia lanzaron estrategias y hojas de ruta nacionales de economía circular para promover la adopción de la economía circular en áreas específicas como la alimentación y los plásticos.

Empresas como Tesco, Lush, Walmart y Abel & Cole, entre otras, son ejemplos de cómo la economía circular es una alternativa que les permite ser más sostenibles y rentables.

Asimismo, empresas y gobiernos latinoamericanos que se han adherido a objetivos ambiciosos para construir una economía circular para los plásticos, están pasando de la visión a la acción, a través del Compromiso Global de la Nueva Economía del Plástico.

 

La crisis del coronavirus tiene consecuencias humanas y económicas desastrosas, muchas de las cuales se han sentido con mucha fuerza en América Latina. Las interrupciones en las cadenas de suministro mundiales, las dificultades económicas y el aumento resultante del desempleo y las desigualdades han revelado la exposición de nuestro sistema a una variedad de riesgos. Si bien abordar las consecuencias para la salud pública es claramente la prioridad, la pandemia también nos ha desafiado a repensar los sistemas que sustentan nuestra economía.

Para cerrar este año, la Fundación Ellen MacArthur, líder mundial en economía circular, destaca el trabajo en curso y el potencial para una transición de la economía circular en América Latina.

Alejándose de la mentalidad de "tomar, fabricar, desperdiciar", una economía circular ofrece importantes oportunidades de crecimiento nuevas y mejores al rediseñar industrias enteras basadas en tres principios: eliminar los desechos y la contaminación, mantener los productos y materiales en uso y regenerar los sistemas naturales. Al hacerlo, beneficia a las empresas, las personas y el medio ambiente y ayuda a abordar desafíos críticos como la contaminación plástica, la pérdida de biodiversidad y el cambio climático. De hecho, el documento de 2019 de la Fundación Completing the Picture - How the Circular Economy Tackles Climate Change, presentado en la COP25 en Madrid, encontró que una economía circular aplicada a cinco áreas clave (cemento, plásticos, acero, aluminio y alimentos) puede eliminar casi la mitad de las emisiones no se abordan mediante una transición a fuentes de energía renovables; esto equivale a eliminar todas las emisiones actuales del transporte en todo el mundo.

Antes de la crisis, el impulso ya había aumentado en torno a la necesidad de un reinicio del sistema y el potencial de un modelo circular. En los últimos cinco años, la economía circular ha evolucionado de una conversación de nicho en América Latina a figurar en las agendas de los tomadores de decisiones locales en todos los sectores de la economía. Y lejos de despriorizar la economía circular, muchos se han dado cuenta de que ahora es más relevante que nunca como respuesta a la pandemia que crea nuevas y mejores oportunidades de crecimiento.

La economía circular ha evolucionado de una conversación de nicho a figurar en las agendas de los tomadores de decisiones

Los países con estrategias de economía circular y hojas de ruta establecidas en la región han mantenido sus ambiciones, mientras que ciudades líderes como Ciudad de México y Bogotá se unieron a São Paulo, Río de Janeiro, Salvador y muchas otras en todo el mundo que forman parte de la iniciativa Alimentos de la Fundación y están comprometidas para transformar sus sistemas alimentarios basándose en la visión de una economía circular en la que la producción de alimentos regenere los sistemas naturales circundantes y nada se convierta en desperdicio.

A nivel mundial, este año también ha sido testigo de una creciente participación del sector financiero. El documento Financing the Circular Economy - Capturing the Opportunity publicado por la Fundación en septiembre reveló que ha habido un rápido crecimiento en el financiamiento de la economía circular, a nivel mundial, en los últimos 24 meses, con dichos fondos ahora por un total de USD 2 mil millones en activos bajo administración. El informe, que presenta las oportunidades de inversión, banca y seguros, fue respaldado por los directores generales y ejecutivos senior de los principales administradores de inversiones y bancos, incluidos BlackRock, Barclays, Citi, Credit Suisse, HSBC, Intesa Sanpaolo, JPMorgan Chase, Morgan Stanley, UBS y BID Invest.

Finalmente, el fin de este año se acerca con llamados críticos a la acción para empresas y gobiernos en relación con los envases de plástico y la innovación. El segundo informe anual de progreso del Compromiso Global de la Nueva Economía del Plástico, publicado en noviembre, reveló que, si bien se han logrado avances entre 2018-2019 (en áreas como la incorporación de contenido reciclado en los envases de plástico y la eliminación de los elementos problemáticos identificados), se debe hacer mucho más y a mayor velocidad para lograr los objetivos de los signatarios para 2025 y abordar la contaminación plástica. Poco después se publicó una guía de Upstream Innovation, con más de 110 ejemplos del mundo real para ayudar a cualquier persona involucrada en la creación de envases a desarrollar soluciones que eviten el desperdicio y la contaminación por diseño.

Si bien el impulso es innegable, todavía queda mucho por hacer para escalar la economía circular y la acción coordinada será clave. Ahora se está formando una coalición regional, liderada por organizaciones internacionales, incluida la Fundación Ellen MacArthur, para unir esfuerzos para acelerar la transición a una economía circular en América Latina.

“En lugar de desacelerarse, la pandemia reforzó la urgencia de la transición hacia una economía circular, una que crea nuevas y mejores oportunidades de crecimiento al tiempo que ayuda a lograr los objetivos climáticos y abordar otros desafíos críticos como la pérdida de biodiversidad y la contaminación plástica. Para América Latina, una región profundamente afectada por los impactos humanos y económicos de la pandemia, la economía circular ofrece un camino positivo hacia adelante con oportunidades para crear valor regenerativo, inclusivo y distribuido a partir de sus incomparables recursos naturales y desarrollar economías locales prósperas ". indica Luísa Santiago- Líder de América Latina, Fundación Ellen MacArthur.


Sobre esta noticia

Autor:
Oscarsr (36 noticias)
Visitas:
167
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.