Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Gustavo Lanza escriba una noticia?

Descaro por todos lados

12/10/2009 14:25 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Dirigentes de todo tipo pregonan a diestra y siniestra sus ideales personales y egoístas

Hace poco escuchabamos al combativo dirigente magisterial Eulogio Chávez defendiendo los derechos de los niños. Mientras lo hacía, escondía descaradamente trás su elocuente discurso, que ha sido él, el que ha pisoteado sin clemencia los derechos de los niños, y no solo en estos tres meses de lucha promelista, sino a lo largo de toda su estadía en ese puesto que ostenta.

Pero él no es el único sinvergüenza en esta demagogia endémica que no nos deja levantarnos de esta miseria que nos agobia. También tenemos a una sarta de políticos que tienen dominio férreo sobre los engranajes gubernamentales desde décadas pretéritas y que amenazan con seguir su juego maquiavélico en el futuro cercano.

Para nuestros inescrupulosos políticos, aprovechados dirigentes de toda índole y desalmados empresarios, el analfabetismo político de nuestro pueblo es el mejor ingrediente para engañar y prometer todo aquello que la gente sueña con tener. Así, por un lado escuchamos que ya vienen cambios, aunque los pensantes sabemos que los cambios son un discurrir inevitable de toda sociedad. Cambios hay para bien y para mal. Hablar de cambios es una ilusión que engaña a los que tienen sed de justicia y a los que tienen hambre. Detrás de esa palabra están los que se esconden para poder aprovechar el cambio a su favor, sin importarles que no produzca nada para los desafortunados de la nación. Por otro lado, están los que enarbolan la Constituyente como la solución final. La han puesto a la altura del Nuevo Testamento, haciéndole creer a la gente que ese es el remedio para todos sus males. Ni uno ni otro nos muestran el camino a una solución que venga a humanizar nuestra sociedad, porque hablar de propuestas es fácil, pero rodearlas de las circunstancias que las harán posibles es díficil y parece no estar al alcance del cerebro de nuestros dirigentes.

Pero él no es el único sinvergüenza en esta demagogia endémica que no nos deja levantarnos de esta miseria que nos agobia

Tenemos que cambiar para mejor, pero somos nosotros los que podemos hacerlo. Confiar en un determinado personaje como el Mesías político esperado, es como creer que la fortuna le hará ganar la Lotería o le favorecerá con esos premios inalcanzables de los noticieros mediáticos. La solución no es fácil, sobretodo en un país donde nos hemos acostumbrado a mendigar. Los países que se levantaron después de la Segunda Guerra Mundial lo hicieron trabajando. Necesitamos trabajo. Ya no queremos escuchar a los candidatos a la presidencia afirmar que habrán miles de nuevos puestos de trabajo, que se construirán miles de viviendas, que se combatirá la corrupción... Queremos saber cómo lo harán.

Ojalá que los partidos de izquierda participen en las elecciones. Primero, porque las enseñanzas históricas nos han demostrado que ese es el mejor camino para alcanzar el poder democrático y segundo, porque alcanzar escaños en el Poder Legislativo asegura al pueblo una defensa adecuada de sus intereses.

Hace poco escuchabamos al combativo dirigente magisterial Eulogio Chávez defendiendo los derechos de los niños

Votemos por una Patria donde todos nos beneficiemos, pero no nos dejemos engañar por la elocuencia demagógica de algunos aprovechados.


Sobre esta noticia

Autor:
Gustavo Lanza (18 noticias)
Visitas:
1639
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.