Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

La falsificación del dinero es un delito, ya sea por la Reserva Federal o por un individuo privado

1
- +
10/05/2019 00:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Hace unos años, poco después del desastre de los préstamos subprime de 2008, la Reserva Federal envió un equipo de relaciones públicas a todo el país para realizar supuestas «sesiones educativas» sobre cómo funciona la Reserva Federal y las cosas maravillosas que hace. Se invitó al público y hubo una sesión de preguntas y respuestas al final de la presentación. Una de esas sesiones se llevó a cabo en Des Moines, Iowa. En ese momento, estaba enseñando un curso de economía austriaca en la Universidad de Iowa, así que me hice con la perspectiva de escuchar un completo sinsentido y tener la oportunidad de hacer una pregunta. No me decepcionó.

La parte educativa de la sesión duró aproximadamente una hora, y me quedó claro que el panel de cuatro no sabía casi nada acerca de la teoría monetaria. Incluso pueden haber sido contratados especialmente para esta gran gira, porque todos eran relativamente jóvenes, bien lavados y muy agradables. Seamos realistas, ¡no a los expertos en política monetaria de la Reserva Federal o examinadores de bancos! Los panelistas discutieron solo uno de los dos cometiods de la Reserva Federal: su cometido para promover el progreso económico de la nación. Su otro cometido es salvaguardar el sistema monetario. Sin embargo, los panelistas tocaron el control de la Reserva Federal sobre las tasas de interés y se aseguraron de que el dinero continuara fluyendo hacia la vivienda y otras áreas de alto perfil de la economía.

Finalmente, al terminar la presentación, a los que tenían preguntas se les pidió que formaran una cola y avanzaran uno a la vez hacia un micrófono. Estuve de último en una fila de una docena. Aquí está mi recuerdo de lo que siguió:

Yo: Dices que ustedes (la Reserva Federal) tiene el poder de aumentar la oferta de dinero. ¿Es eso cierto?

Reserva Federal: sí.

Yo: Y de hecho han aumentado la oferta de dinero. ¿Es eso cierto?

Reserva Federal: sí.

Yo: Y el dinero que crean se generó de la nada. No estaba allí antes, pero está allí ahora. ¿Es eso cierto?

Reserva Federal (se ponen nerviosos): sí.

Yo: Y usted dice que crear este dinero de la nada es beneficioso para la economía. ¿Es eso cierto?

Reserva Federal (ahora tan nervioso como un gato en un techo de lata caliente): Sí.

Yo: ¿Entonces por qué procesan a los falsificadores?

(La audiencia, después de unos segundos de retraso, sí, ¿por qué procesa a los falsificadores?)

Reserva Federal: Esta reunión está cerrada.

Mi punto es que no hay diferencia en las consecuencias económicas para la sociedad entre la creación de dinero de la Reserva Federal y un falsificador que hace lo mismo. La diferencia es únicamente legal y de escala. Los falsificadores privados son castigados, y con razón, mientras que la Reserva Federal es alabada por sus acciones.

Los falsificadores son castigados porque imprimir dinero es lo mismo que robar. Un falsificador no imprime dinero solo para guardarlo debajo de su colchón para sentirse rico. Sabe que necesita pasar su dinero falso a otra persona a cambio de algún bien o servicio valioso. En este reciente artículo del Mises Wire , Frank Shostak se refiere a tal acción como obtener algo por nada. Richard Cantillon observó que los primeros receptores del dinero nuevo se benefician a expensas de todos los receptores subsiguientes, el Efecto Cantillon. En un artículo reciente del Mises Wire , Carmen Elena Dorobat explicó que el efecto Cantillon puede extenderse internacionalmente. Por lo tanto, las naciones que aceptan dólares para pagar en las últimas etapas de la expansión del dinero fiduciario sufren una transferencia de riqueza a los primeros receptores de los nuevos dólares, principalmente los bancos y sus clientes en los Estados Unidos.

Algunos pueden responder que, «Sí, es cierto que el Estado se abroga a sí mismo y solo a sí mismo el poder de imprimir dinero de la nada, pero se abroga muchos poderes a sí mismo y solo a sí mismo. El poder de imprimir dinero de la nada es solo uno de ellos». Tomemos dos ejemplos: el poder para librar la guerra y el poder para obligar a algunos a financiar el bienestar en beneficio de otros. La diferencia es una de ética vs. consecuencias.

Ningún gobierno civilizado permite a sus ciudadanos por su propia voluntad matar a extranjeros. Sin embargo, en tiempos de guerra, el gobierno ordenará a sus ciudadanos que maten a extranjeros y en realidad los recompensará, generalmente con honores en lugar de dinero, por hacerlo. Del mismo modo, ningún gobierno civilizado permite a sus ciudadanos decidir por sí mismos que los miembros más ricos de la sociedad deben pagar a los menos afortunados. En otras palabras, usted o yo no podemos acercarnos a una persona rica y obligarle, a punta de pistola, a entregar dinero a algunos que son menos ricos. La sociedad colapsaría en una anarquía hobbesiana de una guerra de todos contra todos.

Ética vs. Consecuencias

Sin embargo, la mayoría aceptamos, aunque sea de mala gana, que el Estado puede obligarnos a ir a la guerra y obligarnos a pagar impuestos para financiar programas de asistencia social. La clave es que el Estado no reclama que las consecuencias sean diferentes; es decir, si los estadounidenses matan a extranjeros, las consecuencias son las mismas ya sea como ciudadanos privados o como soldados: los extranjeros mueren. Del mismo modo, si como ciudadano privado juego al Robin Hood y tomo de los ricos y doy a los pobres, las consecuencias son las mismas si el Estado lo hace a través de impuestos. Pero en el caso de la impresión de dinero de la nada, el Estado afirma que solo se obtienen buenos resultados de sus acciones, mientras que los resultados privados provienen de malos resultados. ¿Alguna vez escuchó a un funcionario del gobierno afirmar que, sí, que la impresión de dinero causa una mala asignación de recursos y, sí, causa una pérdida neta para la sociedad, pero sus acciones son necesarias para beneficiar ...rellene-el-espacio-en-blanco? Por supuesto que no. Uno solo escucha lo maravilloso que es la Reserva Federal que ha creado dinero de la nada para preparar la bombeo económico, por así decirlo, o alguna de esos sinsentidos. El falsificador privado le roba a otros para su propio beneficio o el de su cohorte, pero la Reserva Federal afirma que sus acciones absolutamente similares solo tienen buenos resultados para todos en la sociedad.

Ocultar la verdad con estadísticas

La Reserva Federal trata de enmascarar los efectos destructivos de la riqueza de su impresión de dinero al centrarse en los beneficios de algunos sectores económicos específicos, como la vivienda. Las estadísticas mostrarán que el beneficiario objetivo de hecho se benefició de la expansión monetaria. Pero la Reserva Federal ignora el costo para el resto de la economía, que es generalizado y casi imposible de medir. Esto se conoce comúnmente como la concentración del beneficio y la dispersión del costo. Uno puede cuantificar lo primero pero no lo segundo. En realidad no se creó riqueza neta. De hecho la riqueza fue destruida. La impresión de dinero interrumpe la estructura de la producción y provoca una mala inversión que eventualmente debe liquidarse y nunca recuperarse. En otras palabras, los perdedores en conjunto pierden más de lo que ganan los ganadores.

El efecto Cantillon y el auge temporal resultante son evidentes cuando el falsificador actúa localmente. Compra autos grandes y llamativos y vive en grande hasta que los comerciantes se dan cuenta de que han aceptado dinero falso. Ellos son los perdedores. Incluso si el dinero del falsificador no se detecta pero continúa pasando de mano en mano al igual que en otras licitaciones legales, la estructura de la producción se interrumpirá permanentemente y el capital se consumirá. Solo recuerde la lección del profesor Shotak de que, dado que los falsificadores obtienen algo por nada, la riqueza se consumirá.

El efecto pernicioso del falsificador local palidece en comparación con la Reserva Federal. Un falsificador local puede pasar varios miles de dólares o incluso un millón de dólares de dinero falso, pero en los diecinueve años, desde enero de 2000 hasta enero de 2019, la Reserva Federal aumentó la base monetaria: reservas bancarias más efectivo en circulación, sobre las cuales la Reserva Federal tiene control absoluto: de $ 0, 591 billones a $ 3, 323 billones. ¡Eso es un aumento de casi tres billones de dólares! Sin embargo, la Reserva Federal recorre el país para promocionar sus maravillas ante audiencias en su mayoría adulativas ... excepto quizás en Des Moines, Iowa.

El artículo original se encuentra aquí.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (1374 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
21
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.