Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redacción Fútbol escriba una noticia?

La final de la Copa del Rey: un evento deportivo marcado por la política

20/05/2016 10:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

El debate político irrumpió en las gradas del futbol español a dos días de la final de la Copa del Rey entre el Barcelona y el Sevilla por la polémica prohibición de introducir banderas independentistas catalanas, que luego fue descartada.

La polémica se encendió el miércoles, cuando la Delegación del Gobierno en Madrid decidió prohibir la entrada de estas banderas al estadio Vicente Calderón, del Atlético de Madrid, donde se disputará la final el domingo a las 21h30 (19h30 GMT).

La medida se justificó en una ley de 2007 que prohíbe la introducción de símbolos "que fomenten la violencia" o "constituyan un acto de desprecio a las personas participantes en el espectáculo deportivo".

Pero este viernes, un juzgado de Madrid, estimando un recurso presentado por una asociación independentista, decidió levantar la prohibición alegando que no está probado que esta bandera "pueda incitar a la violencia, el racismo, la xenofobia o cualquier otra forma de discriminación".

La decisión no es todavía definitiva pues el Barça, que celebró este viernes la decisión judicial, presentó otro recurso. Éste debe ser resuelto por otro juzgado madrileño y su veredicto podría ser contradictorio a la primera sentencia.

- El Barça, un club político -

En los últimos años de auge independentista en Cataluña, estas banderas, formadas por un triángulo azul con una estrella blanca sobre franjas amarillas y rojas, se habían convertido en un mosaico habitual en el estadio Camp Nou.

image

También, desde 2009, los aficionados azulgrana dedican sonoras pitadas al himno de España y al rey en cada final que disputan en esta competición.

La decisión de prohibir la bandera independentista "pretende que no exista otra rivalidad que la estrictamente deportiva", defendió este viernes la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.

Desde Cataluña se entendió como un ataque a la libertad de expresión. El presidente catalán, Carles Puigdemont, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, amenazaron con no asistir al encuentro e incluso el líder del PP en Cataluña, Xavier García Albiol, discrepó con la decisión.

"Es un partido de fútbol, tenemos que disfrutar del fútbol. Dejemos de politizar todas estas cosas", insistió la vicepresidenta.

Pero en el caso del FC Barcelona es difícil disociar el deporte de la política.

Durante la dictadura de Franco (1939-1975), que reprimía severamente los nacionalismos, el Camp Nou se convirtió en un reducto de libertad donde se podía hablar catalán y donde los entonces escasos éxitos deportivos se vivían como una victoria política sobre el régimen.

"El lema del Barcelona 'más que un club' es cierto, representa algo más allá del deporte y eso es innegable", asegura el periodista inglés John Carlin.

- Política y deporte de la mano -

"Sería estúpido sugerir que deporte y política no se pueden mezclar (...) No puedes separarlos, los que piensen eso son muy inocentes", asegura a AFP el profesor de Política y Deporte de la Universidad de Birmingham (Reino Unido) Paul Michael Brannagan.

image

Los ejemplos históricos son numerosos: Adolf Hitler y su intento de mostrar el dominio de la 'raza aria' en los Juegos Olímpicos de Berlín en 1936, el boicot de Estados Unidos a Moscú 1980 y luego la réplica soviética en Los Ángeles 1984, o la victoria de Argentina sobre Inglaterra en los cuartos del Mundial de fútbol de 1986 poco después de la guerra de las Malvinas.

"Y ahora mira Rusia, Catar o Brasil, ¿por qué quieren acoger un Mundial o unos Juegos? Para demostrar quiénes son y que pueden ser un actor global", añade Brannagan.

"El deporte, especialmente el fútbol, mueve las emociones como lo hacen muy pocas actividades y es muy fácil utilizarlas para fines políticos", explica Carlin, que en su libro 'El factor humano' relata cómo el presidente sudafricano Nelson Mandela utilizó la Copa del Mundo de rugby en su país para reunificar una sociedad dividida por el 'apartheid'. "Aunque en este caso se va a generar lo contrario a lo que hizo Mandela. Esto va a generar todavía más antagonismo entre España y Cataluña", explicó.


Sobre esta noticia

Autor:
Redacción Fútbol (17570 noticias)
Fuente:
AFP
Visitas:
5692
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.