Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que 20minutos.es escriba una noticia?

Diez 'indispensables' del Prado para contemplar en su bicentenario

1
- +
04/11/2019 23:25 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El Museo del Prado cumple dos siglos y hace mucho que es imposible verlo entero, a no ser que se disponga de un mes. Allí hay que ir a ver a los 'amigos'. Estos son diez de los mejores:1.- 'Las meninas' (Velázquez). Vaya usted derecho a la sala 12, la gran rotonda de la primera planta, y haga lo que pueda para colocarse en primera línea. ¿Sabe cuál es el secreto? Fíjese: Velázquez aparece a la izquierda, pintando. La infantita Margarita y otros personajes están allí con él, mirando lo que pinta. Todos están iluminados por un gran ventanal que hay a la derecha. Pero, ¿qué pinta Velázquez? Fíjese en el espejo que hay al fondo de la estancia, a la izquierda: son los reyes, también iluminados desde la derecha. Pero, ¿dónde están Felipe IV y su señora? ¿Por qué usted no los ve? Pues porque están detrás de usted. Y usted está dentro del cuadro, forma parte de su espacio. Ese es el gran secreto que pocos ven.2.- 'Autorretrato' (Tiziano). Cuélese en la sala 41. Allí hay maravillosos retratos llenos de color y lujo, como el de Isabel de Portugal. Pero fíjese en el más pequeño: es el propio Tiziano, con 72 años, de perfil. Va vestido de negro y lleva al cuello una cadena de oro: era caballero. También lleva un pincel en la mano. Fíjese en la falta de piedad que tuvo Tiziano con sus propias arrugas, sus ojeras y su vejez. Es una de las miradas más tristes y conmovedoras que verá en todo el museo.3.- 'Pinturas negras' (Goya). En la planta baja, junto a la puerta de Murillo, está la "sala de los horrores" del Museo, la 67. Con estos catorce espantos decoró Goya su casa, la Quinta del Sordo, a las afueras de Madrid. Esto era lo que veía a diario. Le quedaban cinco años de vida; estaba enfermo, amargado y espantado por lo que había visto en la brutal España de entonces. La técnica era modernísima; el mensaje, espeluznante. Fíjese en las terroríficas caras de los viejos... ¿Qué tendría en la cabeza aquel pobre y desdichado genio?4.- 'El lavatorio' (Tintoretto). Está en la galería central de la segunda planta. Cristo y los apóstoles se lavan o se secan los pies, según la escena del Evangelio, en medio de una majestuosa arquitectura clásica. Parecen distribuidos a la buena de Dios, pero mire el cuadro desde la derecha: los espacios vacíos parecen desaparecer. Desde ahí, quien 'manda' en el cuadro es Cristo. Pero, ¿y desde el centro? No hay duda: el jefe es el perro, un mil leches chulo, indiferente y desdeñoso en el que confluyen las líneas de la perspectiva del cuadro entero. Puede que sea, con el mastín de Las meninas , el perro más famoso del museo.5.- 'El jardín de las delicias' (El Bosco). Está en la planta baja, en la sala 56A. ¿Qué quiso mostrar aquí el pintor más enigmático de la historia europea? Pues nadie lo sabe. Seguramente hizo una enorme alegoría sobre el pecado. Pero su conocimiento del simbolismo era gigantesco y el nuestro no lo es. Llévese unas gafas de cerca, entreténgase en mirar la asombrosa sucesión de figuras y hágase una pregunta: el pecado, al Bosco, ¿le caía bien o mal?6 y 7.- 'Adán' y 'Eva' (Durero). Justo al lado de El Bosco, en la sala 55B, hay otra maravilla: Adán y Eva , del alemán Alberto Durero. Cómo dominaba aquel hombre la anatomía humana... y también la sensualidad, que seguramente le empapó en su reciente viaje a Italia. El canon de belleza masculina no ha cambiado mucho desde entonces, pero el de la femenina, sí: Eva aparece gordezuela, ancha de caderas, con algo de tripita y con una frente muy amplia, que era lo que se llevaba entonces. Y fíjese: La expresión de Eva es algo maliciosa, mientras que Adán tiene la cara de bobalicón típica de quien se acaba de enamorar como un burro.8.- 'El caballero de la mano en el pecho' (El Greco). Está junto a la galería central, en la sala 8B. Da igual quién fuese, porque eso no está claro. El hombre viste como los nobles del XVI español: de negro, gorguera y puños blancos, rica espada, medalla. El Greco le pintó la mano en una postura muy hermosa pero casi imposible (pruebe usted a poner los dedos así), pero lo fundamental es la mirada. En esos ojos desiguales y apenados está toda una vida. ¿Qué cree usted que está pensando?9.- 'Las tres gracias' (Rubens). También en la galería central de la primera planta, casi al fondo. Este es el contrapunto de la Eva de Durero: las señoras, en esta época del siglo XVII, tenían que estar claramente sobradas de carnes para resultar atractivas. Rubens aprovechó el tema mitológico (son tres hijas de Júpiter) para pintar el cuerpo de la mujer en tres posiciones distintas, que era lo que quería. La técnica de este Rubens ya viejo (un poco viejo verde, para qué vamos a ocultarlo) es magistral. Se deleita en los cuerpos: el paisaje y los ciervos le interesan bastante menos.10.- 'Chicos en la playa' (Sorolla). También está en la planta baja, en la sala 60. Entreténgase en el juego de la arena y del agua en movimiento (el pintor prescindió del horizonte), pero sobre todo en lo que Sorolla hace con la luz, los reflejos de la luz sobre la piel y sobre el agua. Pintó muchos cuadros parecidos. Este es, sin duda, el mejor.


Sobre esta noticia

Autor:
20minutos.es (43925 noticias)
Fuente:
20minutos.es
Visitas:
24
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.