Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Neofronteras escriba una noticia?

Por qué es interesante estudiar la Luna

5
- +
22/09/2019 14:47 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El estudio de ADN terrestre antiguo en la Luna permitiría reconstruir mejor la historia de la vida de nuestro mundo.

Ahora que parece que hay una nueva moda por llegar a la Luna y que India y China también están interesados en nuestro satélite natural, puede merecer la pena pensar sobre las razones científicas por las que merece la pena explorar el mundo más cercano a la Tierra. Un artículo de The Conversation hace una revisión de una de esas razones.

Parece que la Luna es un astro yermo, pero puede ser un buen registro de lo que le pasó a la vida terrestre a lo largo de los tiempos. Como todos sabemos, el registro fósil terrestre es incompleto y, desde luego, contiene muy poca información de los 3000 millones de años de vida microbiana.

Pero es aquí cuando la Luna nos puede ayudar. Sobre la Tierra han caído multitud de meteoritos que han eyectado materiales fuera de la Tierra y parte de esos materiales habrán caído sobre la Luna si alcanzaron la velocidad de escape de 11 km/s. Entre esos materiales habrá rocas cargadas con restos de vida terrestre.

En la Tierra cualquier muestra de material biológico es rápidamente degradado y el ADN sólo se conserva durante un tiempo muy corto. La resurrección de dinosaurios expuesta en Jurasic Park no es posible.

Sin embargo, el ADN puede conservarse mejor en la Luna porque precisamente no hay vida que degrade la materia orgánica y las condiciones del subsuelo o del interior de algunos cráteres son lo suficientemente frías como para conservarlo durante cientos de millones de años a salvo también de la radiación. Allí, además de microbios, podría haber también seres pluricelulares pequeños congelados, como nematodos y similares.

Los científicos han calculado que en cada 100 km cuadrados de superficie lunar debe de haber unas 28 toneladas de material terrestre.

Las misiones Apolo demostraron que en la superficie de la Luna había materia orgánica, pero que estaba demasiado degradada debido al sometimiento a los brutales ciclos de luz y oscuridad y a la exposición al vacío y la radiación.

Más sobre

Los mejores sitios para encontrar muestras orgánicas intactas serían los cráteres de los polos en donde la noche es eterna. Los restos microbianos y de otros seres estarían congelados desde entonces y su ADN podría ser extraído y estudiado.

Este ADN estaría protegido de la radiación solar, pero no de los rayos cósmicos que destruyen las moléculas orgánicas. Estas muestras necesitarían estar debajo de antiguos flujos de lava u otras rocas que hayan protegido este ADN de la radiación cósmica. Así que es posible, aunque improbable, que se haya conservado este registro.

Pensar en la posibilidad de poder secuenciar el ADN e incluso resucitar con esa información un microorganismos de hace 1000 millones de años es una idea pavorosa.

Esta información sería de un valor inestimable para saber sobre la historia de la vida en la Tierra y permitiría desvelar algunos misterios que hay en ella. Si, por ejemplo, se encontrara material eyectado por el impacto Chicxulub, se podría saber más sobre la vida del Cretácico antes de que la vida sufriera la quinta gran extinción masiva.

Se podría también soñar con encontrar material del impacto Sudbury de hace 1850 millones de años. Esto nos permitiría saber más sobre los precursores que dieron lugar a los eucariotas de célula compleja y de cómo estos evolucionaron a partir de seres procariotas, en concreto bacterias y arqueas.

Pero este posible maná científico estará muy comprometido si los planes de explotación del hielo lunar se ponen en marcha. La idea es extraer este hielo y obtener agua para las bases lunares y combustible para cohetes que vayan a la Tierra de vuelta o a Marte. Se cree que ese hielo está presente en los cráteres polares en sombra permanente, que es precisamente, donde estarían estos posibles restos de ADN.

Además de la destrucción de muestras estaría el problema de la contaminación biológica introducida por rovers y sistemas similares previos a la explotación. Esta contaminación haría que los posibles estudios genéticos comparados posteriores fueran inservibles.

Copyleft: atribuir con enlace a htpps://neofronteras.com

Fuentes y referencias:

Artículo original.

Foto: NASA.


Sobre esta noticia

Autor:
Neofronteras (1427 noticias)
Fuente:
neofronteras.com
Visitas:
28
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.