Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Gustavo Lanza escriba una noticia?

Libertad de expresión y censura

18/08/2009 01:05 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Conceptos que se utilizan de acuerdo a intereses de toda índole

La primera vez que escribí sobre la libertad de expresión creí que podría plasmar mis opiniones al respecto sin ninguna traba, pero estaba totalmente equivocado. Me enteré cuando vi publicado mi artículo y noté, con mucha incredulidad, que me habían censurado varios párrafos. Mis opiniones eran respetuosas hacia los demás, y por eso no comprendí las decisiones de los directivos de la revista. Hoy, quiero expresarlas para vosotros.

Este asunto de la libertad de expresión, lo define claramente el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos aprobada y proclamada por las Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1948, cuando indica lo siguiente: " todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".

En lo que se refiere a la censura, el Diccionario de la Lengua Española da varios significados, pero el más interesante para este artículo dice lo siguiente: "dictamen y juicio que se hace o da acerca de una obra o escrito". Pero normalmente se va más allá de este proceder, y la obra o escrito se elimina, se mutila o se modifica según el criterio de quien tiene el poder, ya sea mediático, gubernamental, eclesiástico o social.

La libertad de expresión y la censura, siempre están juntas, y nunca podemos decir todo lo que queramos porque deben haber, y efectivamente las hay, limitaciones que evitan el daño a los demás. Esto fue aprobado y está indicado en el artículo 13 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos (Pacto de san José).

Pero hay un inciso en este artículo, el "b", que afirma que se debe proteger la "seguridad nacional" y sobre esto hay mucho que decir. Las interpretaciones a este punto pueden ser tan variadas que cualquier gobierno puede aprovecharse de una de ellas para coartar la libertad de expresión. En el pasado reciente el mismo Hitler se hubiera sentido respaldado por esta sugerencia, y en el momento actual, todos los gobernantes del mundo podrían utilizarla de acuerdo a sus criterios y a las posibilidades que les dé su forma de gobierno.

Más sobre

Los ejemplos de libertad de expresión y censura presentan muchos matices y abundan por doquier, pero quiero tocar el tema en la Honduras del momento, porque hay algo que escapa a los moldes habituales de este par de conceptos. Por un lado, los medios de comunicación que están a favor del derrocado Manuel Zelaya, expresan sus opiniones sin tapujos, rondando la irresponsabilidad y rozando la incitación a la violencia. Cualquier gobernante atacado de tal forma ya hubiera censurado dichas emisiones pues el Pacto de San josé le da las herramientas para eso, pero prefiere cerrar los ojos ante esta perorata por temor a las observaciones que la comunidad internacional realiza sobre sus actuaciones.

Hay otro punto que no debemos pasar por alto, y es que los mismos periodistas a quienes, por costumbre, hemos otorgado la posesión de la libertad de expresión, son los primeros a quines se la quitan, porque arriesgan su estabilidad laboral si no se apegan a la línea editorial de sus empleadores.

En los países más pobres donde el analfabetismo campea a su gusto, los grupos de poder, ya sean económicos, políticos, religiosos, deportivos, etc., ultrajan la libertad de expresión censurando lo que no les conviene, cuando manipulan los hechos para conseguir sustanciales ganancias monetarias. Aquí cabe la imagen de Mizaru, Kikazaru e Iwazaru, los tres monos sabios japoneses que en esta circunstancia podemos imaginar que callan parte de la verdad, no escuchan lo que no les conviene y cierran los ojos para no ver lo que deberían observar.

La libertad de expresión se ha vuelto una mercancía que los poderosos manejan a su antojo, mientras que la mayor parte de la población mundial cree gozar de ella, porque esa idea se la han inyectado en sus cerebros mediante sutiles sortilegios publicitarios.


Sobre esta noticia

Autor:
Gustavo Lanza (18 noticias)
Visitas:
1782
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.