Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Chumancera escriba una noticia?

Lindo Yambu - Eddie Palmieri: Celebrando 80 años

15/05/2019 03:25 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

"Lindo Yambu" Eddie Palmieri: Celebrando 80 años

Músicos:

Eddie Palmieri: Leader, Piano

Brian Lynch: Trumpet

Charlie Sepulveda: Trumpet

Jonathan Powel: Trumpet

Jimmy Bosch: Trombone

Doug Beavers: Trombone (March 3 only)

Joseph Fiedler: Trombone (March 4 only)

Louis Fouche: Alto Saxophone

Jeremy Powell: Tenor Saxophone

Ivan Renta: Baritone Saxophone

Luques Curtis: Bass

Vicente "Little Jhonny" Rivero: Congas

Camilo Molina: Timbales, Drums

Nicholas Marrero: Bongo, Timbalitos

Hernan Olivera: Lead Vocals

Nelson Gonzalez: Tres Guitar, Vocals

Joseph Gonzalez: Maracas, Vocals

----------------------------------------------------------------------------------

La historia de la música afrocaribeña está llena de personajes memorables: Celia Cruz interpretando una dulce guaracha con absoluto abandono. Tito Puente haciendo sus graciosas muecas mientras tocaba un solo de timbal. Héctor Lavoe en el escenario, delante de sus admiradores, cantando con esa entrañable mezcla de alegría infantil y amargo sufrimiento. Sin embargo, ninguno de estos pioneros de la salsa fueron tan impredecibles e idiosincráticos como el inimitable Eddie Palmieri ? alquimista, genio del teclado, innovador y rebelde por excelencia.

A los 80 años de edad, Palmieri ocupa una posición privilegiada dentro de la música tropical: ha conocido un inmenso éxito comercial con una serie de temas salsosos que continúan colmando las pistas de baile en todo el mundo. Pero también ha experimentado a su antojo, creando arreglos vanguardistas, grabando sofisticadas sesiones de Latin jazz y haciéndose acompañar por una galería interminable de músicos virtuosos.

Esta misma paradoja bien podría presentarse en el recital de esta noche. A veces Palmieri comienza a improvisar un extenso solo de piano, adentrándose en paisajes desconocidos, para después regresar con una sonrisa a una línea melódica del pasado. En otros momentos surge la pasión visceral de los temas salsosos que grabó en la década del 60 con la legendaria La Perfecta, pero con arreglos nuevos y un sonido renovado.

Estudiando su discografía, podemos decir que Palmieri no sólo nació en el lugar y el momento correctos (Nueva York, 1936), sino que también aterrizó en una familia idónea. Su desarrollo musical se basó en la seducción de dos géneros separados que informarían su carrera: el jazz estadounidense y la música bailable cubana. También tuvo la fortuna de contar con un hermano mayor ? Charlie Palmieri ? que desarrolló una propia, extraordinaria carrera como tecladista, compositor y director de orquesta. "El verdadero rey de las blancas y las negras era mi hermano", Eddie enfaenfatizó siempre durante las muchas entrevistas que compartimos a través de los años.

Cuando fundó La Perfecta a principios de los años 60, Palmieri sabía aprovechar los aspectos más rebeldes de su personalidad. Reemplazó las tradicionales trompetas del conjunto tropical con una aguerrida sección de dos trombones. Contrató a Ismael Quintana como vocalista principal, un cantante que podía sonar feroz o aterciopelado, dependiendo del material que interpretaba. Y en un momento de genialidad, grabó "Azúcar", himno de la salsa,

con un inolvidable solo en el que toca un tumbao rítmico con una mano mientras improvisa una bella melodía con la otra.

"Azúcar" fue muchas cosas en una: gran éxito comercial y mensaje artístico. Motivó un frenesí entre los bailadores del club nocturno Palladium ? un público mixto y armonioso en su procedencia racial ? además de otorgarle

material de sobra a los musicólogos del futuro. Resume la ambición épica de Palmieri, y su asombrosa abilidad para generar sonidos inesperados de las fórmulas rítmicas y melódicas que habían germinado durante las décadas pasadas en Cuba y Puerto Rico.

Era sólo el principio. Durante la década del 70, alcanzó su cúspide experimental con discos ganadores del premio Grammy como The Sun of Latin Music (1974) y Unfinished Masterpiece (1975). Hay ecos de rock y psicodelia en estos LP, a medida que el pianista fusiona salsas y boleros con la disonancia y los teclados electrónicos. Desde entonces, no ha parado de grabar, alternando entre sesiones de Latin jazz y las múltiples texturas de salsa, incluyendo un retorno a la estética de la trombanga que desarrolló con La Perfecta.

Hoy, Palmieri es acompañado por algunos de sus colaboradores más fieles, como el talentoso Jimmy Bosch en el trombón y el sonero Hermán Olivera. De esta velada podemos esperar mucho más que música bailable. Ver a Palmieri en concierto es acompañarlo en una aventura llena de sorpresas. Somos extremadamente afortunados de poder caminar junto a él._Ernesto Lechner


Sobre esta noticia

Autor:
Chumancera (1173 noticias)
Fuente:
chumanceralatinjazz.blogspot.com
Visitas:
1348
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.