×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

Diana PabónMiembro desde: 16/02/20

Diana Pabón
23
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    30.484
  • Publicadas
    7
  • Puntos
    66
Veces compartidas
50
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
  • 13º
Recientes
  • 13º
Visitas a noticias
Hace 1d

La crisis actual en la que nos encontramos, la pandemia del Covid-19, ha obligado a muchas parejas y familias a coexistir bajo el mismo techo durante todo el confinamiento

Diana Estela Pabón

Facilitadora en diálogo social y negociación

Bogotá

 

Vale la pena resaltar el proceso de aprendizaje colectivo que ha venido experimentando la humanidad durante las últimas semanas, en la mayoría de los casos ha sido positivo como efecto colateral de la pandemia. En términos humanos, se han experimentado cursos intensivos con lecciones de vida que quizá, de otra manera no hubieran sido posible. En algunos casos enfrentarnos a situaciones para los cuales creemos no estar preparados.

Así las cosas, con esta columna quiero compartir con lectores algunas herramientas y tips que, durante estos días de cuarentena, han sido implementadas en casa con resultados positivos frente a la convivencia.

Me gustaría empezar por enunciar algunos de los retos que he identificado durante este tiempo, no sólo por la vivencia personal o por la convivencia familiar; sino también por aquellos que, por las experiencias compartidas de amigos y familiares, nos han enriquecido como individuos mediante un amplio sentido de lo humano, de lo colectivo, conciencia de la realidad, entorno, habilidades de diálogo, empatía y colectividad.

Sin generalizar, es clave destacar que estábamos mal preparados para una experiencia de convivencia familiar tan intensa. Es difícil decirlo en voz alta, pero, seamos sinceros, en los tiempos pasados al Covid-19 (la pandemia del coronavirus), la interacción de las familias correspondía en promedio al 30% del que nos ha llevado la cuarentena; pues las rutinas diarias, académicas, laborales y extracurriculares se centraron en el hogar. Así se había establecido, incluso en aquellas familias donde alguno de los miembros desarrollaba actividades de trabajo en casa, las cuales se han reestructurado para poder compartir espacios con los demás.

Esta oportunidad única de cocreación (creación conjunta o colectiva) son nuevas dinámicas, retos personales y colectivos como familia

Esta oportunidad única de cocreación (creación conjunta o colectiva) son nuevas dinámicas, retos personales y colectivos como familia; que resultan ser más placenteras si en ese proceso se utilizan herramientas de negociación que facilite el logro de objetivos familiares e individuales y la consolidación de prácticas que durante la cuarentena mejoren la convivencia.

Entremos en materia, entendiendo entonces que la negociación es el proceso mediante el cual resolvemos nuestras diferencias y existen diferentes modelos de negociación; establecimos en casa que el modelo que aplicaremos es el de gana-gana. El cual busca que, para este tiempo, cada uno como individuo y todos como familia logremos el mayor beneficio con el objetivo que nos trazamos para una convivencia armónica.

Ahora bien, entendiendo la dificultad para lograrlo, fuimos suficientemente flexibles para entender que en algunos casos era importante ceder, lo cual nos ayuda a todos a crecer. Para la construcción de este decálogo, quiero agrupar los elementos en tres grandes componentes de la negociación en cuarentena así:

 

  1. Conocer mi familia: Aprender todo lo posible del otro y dirán ustedes: ¡No!!!  pero si es mi familia, como no voy a conocerlos, llevo años conviviendo con ellos. Pues si, vale la pena conocerlos en el nuevo contexto, para lo cual podría ser de utilidad preguntas como:
  • ¿Conozco los gustos y preferencias de alimentación? ¿Son similares?
  • ¿Mis hijos son disciplinados en mi ausencia, autónomos?
  • ¿Reconozco sus emociones, incluso antes de que las expresen?
  • ¿Identifico las preferencias de música, videojuegos o herramientas de esparcimiento individual de mis hijos?
  • ¿Tengo claridad en cuales son lugares preferidos de la casa?

 

  1. Delimitar la negociación: Hasta donde estoy dispuesto a ofrecer o ceder, es decir, cuál es mi margen de negociación a partir del análisis de mi familia, puedo considerar elementos como:
    • Cuáles son las prioridades familiares, aquellas fundamentales desde todas las perspectivas, padre, hijos, hermanos, etc.
    • Qué se puede negociar, la alimentación, los horarios, el uso espacios, juegos, equipos, etc.
    • ¿Qué estoy dispuesto a ceder?
    • ¿Qué es lo mínimo que estoy dispuesto a recibir?
    • ¿Cuál es la primera oferta que voy a realizar?

 

  1. Seleccionar al negociador:¿Acaso no soy yo el negociador? Vale la pena hacer la pregunta y definir si en un espacio tan confinado como es la casa y con unos márgenes tan bajo, se puede tener alguna estrategia alternativa, para lo cual es importante preguntarse:
  • ¿La decisión final la puedes tomar sin consultar a alguien más?
  • ¿Tienes el control total de presupuesto?
  • ¿Requieres tiempo para tomar la decisión y puede ser útil? ¿Debo preguntar a alguien más?
  • ¿Conoces suficientemente a los miembros de la familia?
  • ¿Puedes controlar las emociones durante el proceso?

 

Identifica algunas herramientas útiles: ¿Será que necesito herramientas para negociar con mi familia? ¿Las he tenido toda la vida? Puede ser que no las necesites, algunas pueden ser obvias, pero recordarlas nunca sobra así que acá dejo algunas que en mi caso han valen la pena.

Es clave destacar que estábamos mal preparados para una experiencia de convivencia familiar tan intensa

 

  • Demuestra el interés y que sea real, escuchando de forma activa y mirando a la otra persona.
  • Permite a la otra persona terminar sus argumentos.
  • Realiza preguntas para averiguar más
  • Repite lo que escuchaste
  • Centrarse en el tema, si es necesario usa ejemplos
  • Se honesto, creativo, flexible y transmite confianza.
  • Reconoce las dificultades y límites.

 

 

Y por favor: “¡Quédate en casa”, la pandemia la superamos todos!!!

Más recientes de Diana Pabón

La fuerza de la esperanza Vs. tiempos violentos

La fuerza de la esperanza Vs. tiempos violentos

Aprovechemos la oportunidad de reiniciarnos para reencontrar formas de diálogo en medio de la incertidumbre 24/03/2020

Dialogamos en idiomas distintos

Dialogamos en idiomas distintos

El tiempo es capaz de destruir todo lo construido, y la lengua de todo lo que aún está por construir. (Máxima Alemana) 15/03/2020

¿Cuál es el desacuerdo con los acuerdos?

¿Cuál es el desacuerdo con los acuerdos?

Un acuerdo: son los compromisos a los cuales se llegan entre dos partes o más en conflicto para fijar una hoja de ruta que contribuya a solucionarlos y finalizar o reducir la confrontación 08/03/2020

El poder de los datos en el discurso

El poder de los datos en el discurso

El discurso es un evento comunicativo, que conecta a un interlocutor con un público, realizado mediante el empleo de elementos verbales o no verbales. Es el mecanismo más efectivo para entablar una conexión con un determinado auditorio 01/03/2020

¿Mamá, facilitadora o ingeniera?

¿Mamá, facilitadora o ingeniera?

Disfruto estas conversaciones porque me permiten ver más allá de lo que ven los demás y, especialmente, dan herramientas para crear escenarios de diálogo social y negociación 22/02/2020

Mostrando: 1-5 de 6