×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

LlaunabikerMiembro desde: 07/05/20

Llaunabiker
0
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    9.725
  • Publicadas
    2
  • Puntos
    0
Veces compartidas
2
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
02/07/2020

Funerales, agricultura y ganadería del pueblo Batammariba

Ganadería

Los Batammariba, agropastores, crían una raza especial de ganado conocida en la zona como raza Somba. 

Realmente corresponde a uno de los dos gruposde Bostaurusbrachyceros africanos existentes, del que este corresponde a la variedad Shorthorns Sabana Baoule diferente al tipo enano Lagunar, más pequeño y endémico como su nombre indica de las regiones lagunares, desde Costa de Marfil a Nigeria.

Este bóvido, típico del área subhúmeda tropical, es de cuerno corto y se cree que es elorigen de las razas bovinas adaptadas al entorno vegetal y climático del Golfo de Guinea,

Ganado de los Somba

Es un animal robusto y adaptado al tripanosoma gambiensis, del que esta genéticamente protegido, pero que tanto estrago cusa en otros rumiantes y hasta no hace mucho en humanos.                                                 

 Estos animales presentan una alzada a la cruz de alrededor de 1 metro y un peso bruto que oscila sobre 250 kilos. Son por lo general, de pelaje corto blanco y negro, aunque no es de extrañar observar algunos solo negros, rojos o a manchas blancas y rojas

.El tamaño de estas vacas de los Somba coincide con la puerta y establo de las Takyenta, sus casas fortaleza, donde las estabulan por la noche.Por lo que queda claro que antes que la construcción de ese tipo de casas, que datan del siglo XVII, y se construyeron para defenderse primero de caciques con aires de emperadores y después de los esclavistas, ya criaban este tipo de ganado.

Era por tanto una simbiosis perfecta entre animal y humano, de manera que alterar peso o tamaño para conseguir a saber que productividad, afectaría drásticamente a su modo de vivir.Los pagos por dote o para sacrificios rituales que requerían de algún animal, solo se aceptaba que fueran de esta raza, cualquier otra se desechaba pues para ellos en un caso era un inconveniente y en el otro, se ofrecía algo que no era valorado.  Los jefes de clan al acceder al cargo o cualquier hombre que cumpliera años a la vez, sacrificaban un toro a sus antepasados.

Agricultura

Respecto a la agricultura, cultivan: mijo, sorgo, maní, fonio o Digitariaexilis, y más recientemente, maíz.  Según datos de Adoméfa et al., 2002, los cultivos en ese tiempo generaban alrededor de 30 €.por granja al año, y el ganado, que solía representar el mayor valor patrimonial, 80 €.

Siendo por tanto la ganadería la principal fuente de ingresos de la familia. Tienen bien definidos los roles, dedicándose el hombre al cuidado y pastoreo del ganado y a la agricultura, puesson los hombres los que limpian preparan y escardan la tierra y hacen la mayor parte de la plantación con poco apoyo de las mujeres.                                                            

   Las mujeres por su parte realizan todas las tareas domésticas atendiendo todo lo que las casas y aledaños correspondientes de la familia requieran, además de cuidar de las cabras y las aves de corral. Todas estas tareas las deben realizar atendiendo a su vez de los hijos.             

    La tercera parte de lo recolectado, básicamente los residuos, lo emplean en alimentar el ganado. El estiércol se recoge para mezclar con el adobe cuando se necesite y sobre todo como fertilizante

santuarios ancestrales

 

Liboloni son sus santuarios ancestrales, tiene forma fálica, pues se dedican a la diosa Bantu que es la deidad femenina propiciatoria de fertilidad; al lado sitúan las tumbas de sus mayores, ambosprotegen espiritualmente la entrada de cada hogar.                                                            

  Estos altares son en forma y tamaño, idénticos a los de los pueblos más fuertes de su entorno como los Fon, Ga o Ewe, que a su vez crean sus santuarios en lugares similares, aunque también en plazas  y sobre todo en las encrucijadas. Es una manera de imprimir respeto y generar empatía.

Pues aunque saben que sus deidades son distintas, a fin de cuentas se duda de cuál es más efectiva y si no será o estará descansando la propia. Este temor o prevenciónforjóla creencia de que los dioses y en su defecto los antepasados, ​​les protegíantambién de las incursiones de sus enemigos. 

Los Batammariba tienen fuertemente arraigada sus creencias basadas en la religión tradicional y las normas que regulan su vida. Al igual que todos los grupos Gurma, ellos adoran al dios de la tierra.

Funerales

 

 

 

 

Los funerales en África, tal vez sean los rituales más importantes, por el despliegue de ritos y celebraciones; si celebraciones, el enorme coste económico y la masiva participación de familiares y amigos.

LosBatammariba no son menos yefectúan elaboradas representaciones funerarias llamadas tibenti, o “danza de los tambores”, con ellas honran a sus ancianos, mujeres u hombres, fallecidos; los que representan este elaborado baile ceremonial son un grupo de personas que específicamente interpretan este complicado ritual.

Durante la celebración del funeral, la casa de la persona fallecida se cubre con tejidos y la piedra plana circular del centro de laterraza, generalmente utilizada como una mesa, se retira para usarla como lápida.

En la cultura Tamberma cuando una persona muere, dicen que onitiloua, “la persona duerme”. Los rituales tibenti culminan con la ceremonia de la "voltereta" o bita, realizados en la azotea de la casa, algo recurrente también entre los pueblos mandé

Antes de que un hombre muera, haya o no pasado el rito de iniciación lifoni, lo suele realizar de nuevo antes de morir. Y creyentes en la reencarnación piensan que el primer niño destinado, nacido ya o a punto, si se le ha realizado esta honra del lifoni de nuevo, el niño lo sabrá, pero si no se realiza, cuando él muera, el niño se negará a ser iniciado y posiblemente el niño morirá.

Como resultado de esta idea, los ancianos reafirman que el ceremonial funerario en su conjunto, está estructurado en torno al ciclo de iniciación de hombres y mujeres, una especie de principio sin fin. Esto se define por los rituales y el orden de las diversas secuencias funerarias. Entre los Tamberma, el tratamiento ritual de los diferentes "objetos" o un nti, del difunto son fundamentales  en los ritos funerarios de un anciano. 

Cada etapa de estos ritos da como resultado la destrucción o preservación de ciertos objetos personales y la transformación de la relación que los sobrevivientes tienen con el difunto. Al final del proceso, sólo se mantiene una correa de metal asociada con un "soplo" el diyanni, el ultimo halito del difunto que fluye desde la tumba instalada junto a los altares de la casa del difunto, que heredara su hijo menor, y que es probable que regrese a un nuevo ser humano.

Tin ɛ nti, es una termino Batammariba que significa “las cosas inseparables de una persona” o lo “firmemente unido a su cuerpo”. Por ejemplo, las pulseras de hierro que se llevan a un niño cuando el "aliento" del muertose inserta en él renaciendoy que los adivinos han reconocido. Tin ɛ nti u objetos personales, son principalmente sus pulseras, quese le quitaran de las muñecas al difunto solo cuando se proceda a enterrarlo.KenneiEs un verbo que significa “acompañar”, implica la idea de una profunda intimidad entre dos personas.Estɛ ntiEn esencia significa “negocios” o “efectos”, son los objetosque se muestran en la puerta de la casa durante el rito de tibenti “cosas de tambores”.

Este ritual marca la apertura de la nueva tumba de la cual el difunto se convierte en el dueño o guardián, ya que durante su vida fue dueño de su takyenta, su fortaleza.Sobre sus restos se depositarán en el futuro los jóvenes muertos de su familia.El est ɛ nti tiene dos componentes: los “efectos del fallecido”, o ukin ɛ nti, de uki“fallecido", y ɛ nti“negocios”; y “negocio de la muerte”,  tikunɛ nti  dekuo “muerto” y tin ɛ nti“negocio”.Entre ellos, distinguimos la representación o“simulacro”del difunto, una pequeña rama de baobab, instrumentos de sepultureros y objetos utilizados para el tratamiento del cuerpo por un lado, y, por otro lado, instrumentos musicales y ornamentos reservados para el ritual tibenti y los dos días de luto. Estos tikun ɛ nti, instrumentos y adornos, pertenecen al clan del muerto y sólo se utilizan para el tibenti de los ancianos del clan. 

Los “efectos” del muerto, o ukin ɛ nti, son las cosas que siempre llevó encima la persona durante su vida. Son de tres tipos: Los objetos de poder masculino, arco y carcaj, del femenino, bastón, y partes del cuerpo o artículos que sean como prolongación del mismo, como su bolsa, pipa, uñas, cabello y esa materialización del último suspiro, el diyanni, losbrazaletes metálicos, de hierro o cobre.

El cadáver queda desnudo en la tumba, sin adornos ni objetos cercanos. Los “objetos” del muerto y el cadáver serán utilizados en diferentes momentos del ritual. Algunos serán destruidos, otros conservados. El destino reservado para ellos parece depender del tipo de enlaces que simbolicen: la relación del difunto con su casa, su linaje, su clan, o con el “aliento” del hombre muerto que penetro en él en el momento de su concepción. 

Algunos objetos se romperán y luego serán enterrados durante el primer duelo; bakunaa, de banaa “mijo para cerveza” y ku“otros”, serán escanciaos o dispersos por el cementerio, el segundo día de luto, que, según el sexo del difunto, tiene lugar seis meses o cinco a diez años después de sumuerte. Otros, como el bastón, serán regalados, intercambiados o “robados”, mucho después de la segunda fase del luto.                                       

Hay que entender que el ritmo de estas ceremonias del est ɛ nti, a veces tan dilatadas, afectan el cadáver, pero tienen muy arraigado que la muerte es un terminar para comenzar de nuevo, por lo que tras el luto, el último aliento o diyanni, traerá de segurouna nueva vida en el vientre de una mujer. Pero esta transmutación no se hace sin sacudidas, o, por así decirlo, sin arrepentimiento y retroceso: es como si quisiéramos sacar al difunto de su casa, para alentarle a volver. Cada paso tiene como resultado la destrucción o retención de algunos est ɛ nti y la nueva relación quese espera tendrán los supervivientes con el fallecido, en su nueva etapa.

 

 

 

Observamos en la foto, a la izquierda, los altares y a sus pies las tumbas, del tamaño de la boca de una cesta de mano. A la derecha la rama de baobab con otras ramas como extremidadesy los abalorios, formando todo ello el simulacro del cadáver.

El día siguiente al entierro está marcado por la alegría exultante de los jóvenes. A cierta distancia de la casa de luto, los jóvenes de pueblos rivales forman un círculo donde los improvisadores más famosos compiten en concursos de canto. En la parte inferior de la casa, desde un día antes, las mujeres mayores siguen bailandoante la representación del cuerpo del difunto, “satisfaciendo a la muerte”.

Los Batammariba, agropastores, crían una raza especial de ganado conocida en la zona como raza Somba

La “representación” o “simulacro”, consiste en una rama de baobab con cuatrovaras de unos 25 cm de largo a modo de miembros, evocando un cuerpo humano; a eso se le añaden adornos andróginos decorados con datos puntuales, que tienen al mismo tiempo retazos del difuani, elritual de iniciación masculina y los deldikunteri, o ritual de iniciación femenino. Mientras tanto, en el cementerio, los tíos y hermanos del fallecido consumen una porción de mijo, sin salsa ni condimentos. Vuelven taciturnos a descansar al atardecer, en una larga fila.

Tan pronto como uno escucha los sonidos de su tambor, en la distancia, las alegrías terminan en la casa delmuerto. Todo el mundo sabe que los hombres recogeránel “simulacro” para depositarlo sobre un zarzal, en el cementerio. Cuando la procesión está a la vista, una mujer, usando su dikunteri, el tocado de cuernos de gacela de los iniciados y armada con sus picas, sale corriendo de la casa, yendo de un lado a otro con rapidez, pretendiendo que los dos hombres  que llevan el est ɛ nti del muerto, se lo muestren.  Mientras, unas veces les prohíbe traspasar el umbral de la casa o por el contrario les anima a dar el paso, indicándoles con su lanza el camino yguiándoles, el porqué deesta doble actitud lo mantienen en secreto.

 En una marcha lenta e inevitable, la procesión se mueve hacia la casa. Es el único momento del ritual donde los "objetos" del muerto se muestran juntos. Camina en primer lugar hacia la puerta, el hombre que lleva el tikun ɛ nti, “negocio de la muerte” que se ocupa de cómo gestionar el cuerpo; detrás de él, otro lleva ukin ɛ nti, las “pertenencias personales del muerto”. Tan pronto como la “representación” abandone la casa, estostin ɛ nti se cuelgan de la fachada, cerca de la puerta. Hasta el levantamiento del luto, recompondrán una primera imagen del difunto, y permanecerán en el límite del exterior y el interior de la takyenta, el borde de dos mundos.El tikun ɛ nti o “negocio de la muerte” se subdivide en dos tipos, aquellos que se exhiben en la puerta, y que se refieren a la tumba, y el cadáver, son objetos cotidianos, de gran banalidad. 

Sin embargo, tienen una característica esencial: utilizados una vez, deben parecer nuevos en el día en que se cava la tumba. Por contra, los instrumentos musicales que resuena durante la noche, delante del “simulacro” y los objetos que lo adornan son patrimonio del clan. Estos objetos pertenecen a las “cosas del tambor”, así como a las ceremonias de iniciación organizadas dentro del clan. Su historia se fusiona con la de la “vieja Takyenta" del clan, donde se guardan. Consisten en instrumentos musicales: cuernos, matracas y tambores que dan nombre al ritual, y adornos particularesque combinan el casco con cuernos dikunteri y cuellos de cauris usados ​​por niños y niñas.El tikun ɛ nti de la tumba y el cuerpo son objetos hechos de materiales perecederos, con la excepción de la azada del sepulturero. La composición de estos “objetos mortuorios” es la siguiente:                                                    

      Instrumentos de los sepultureros:                                    

 - Una canasta sin asa, como las que las mujeres usan para llevar semillas o frijoles. Los bordes de la canasta limitarán el diseño de la “boca” de la tumba.                                                                       

 - Una calabaza, similar a aquella con que se come y que se utilizará para sacar la tierra del hueco.                                   

    - Una estrecha azada de hierro llamada tapienta, que los hombres usan para talar árboles. En la angosta base de la chimenea, el sepulturero escavará con este instrumento la "habitación" del difunto.                                                 

  - Unas estacas utilizadas para desenterrar ñames.        

Estas dos cosas son las que se utilizan para excavar junto a la chimenea. Cuando un Batammariba habla de kuya el "útil del cementerio", se refiere a los dos instrumentos, azada y estacas juntas.                                                 

   - Una vasija de cerámica redonda u ovalada según el sexo del difunto. El primero, reservado para mujeres se usa para cocinar la masa de mijo. El segundo, para conservar a la sombra la cerveza de mijo. Esta cerámica se fijará en el túmulo funerario el día del luto.

 

A la izquierda en la foto, se observan la cerámica en el suelo junto a la estera y la azada, la cesta, el cráneo y quijada del animal sacrificado y algún que otro objeto personal del difunto. Foto  M.Smadja.

Objetos utilizados para tratar el cuerpo y la mortaja:       

   - Un tazón de manteca de karité. La mujer cubrirá con ella el cuerpo después de haberlo lavado, junto al simulacro.                

   - Un cordón de fibras negras y rojas, idéntico al cinturón usado por los iniciados al final del dikunteri.

- Un haz de paja. Se usará para tejer la estera que envolverá el“simulacro”.                                                 

- Cuatro hojas de un árbol de karité, de un pueblo donde un hombre desafortunado muriera sin ser enterrado.Serán usadas ​​al final del duelo.

Essingular la manera en que se reúnen los objetos que abarcan estos tikun ɛ nti, los de sepultureros, los instrumentos y los objetos de doble género, debido a la especificidad social y de género que se les asigna.De hecho, los Batammaribas distinguen el tikun ɛ ntifemenino del tikun ɛ nti masculino. 

Pero en realidad, sólo el kuya de metal, es un instrumento vinculado a las actividades específicas de los hombres, como limpiar y cavar surcos, es el único tikunɛ nti, masculino.Este instrumento se le entregará al descendiente más joven, al benjamín, futuro heredero de la takyenta,con el que cavará la tumba de su padre. Él comienza a encargarse de ese útil, tan pronto como se acerca a la edad que da derecho al tibenti

El hacha, escondida en la casa, nunca debe ser vista por el padre. La cuchilla debe conservar el filo y aspecto de nueva y si se estropea, el hijo mandara hacer otra al herrero. En cuanto a los objetos perecederos del tikun ɛ nti como la cesta, calabaza, paja, etc., que representan a las mujeres en sus actividades domésticas. Están bajo la responsabilidad dela n'kua,o hija mayor, que muestra la misma discreción que su hermano para reunirlos. 

También deben tener la apariencia de nuevos, cosa difícil de mantener debido a la naturaleza vegetal o arcilla, tan perecedera, de su material.

Por lo demás, por conveniencia del clan de la takyenta, los objetos quedan depositados en ella.-Los sepultureros no pueden empezar a cavar la tumba antes de que el gestor del tibenti no haya reunido y presentado todos los objetos del tikun ɛ nti. Los objetos ceremoniales, instrumentos musicales y adornos internos, están disponibles de inmediato; basta con ir a la antigua takyenta del clan. En cuanto a la kuya, mantenida en reserva por el más joven de la takyenta paterna, esextraída de su escondite. El futuro heredero de la casa, el más joven, debe evitar abandonar el pueblo y hasta su propia muerte, ser constantemente capaz de defender su takyenta. Pero juntar el tikun ɛ nti por una mujer puede ser complicado e impredecible. 

Obtener una calabaza, una canasta o incluso una cerámica parece a primera vista muy fácil, incluso si estos objetos deben presentar el aspecto de nuevos, cada casa está provista en abundancia de ellos. Pero cavar una tumba está a veces precedido por un período más o menos largo de tiempo que traeangustia e incertidumbre; el tikun ɛ nti  se cumplirá atiempo?Los sepultureros deben haber terminado antes del anochecer y su trabajo requiere de seis a ocho horas de intenso esfuerzo.

«Puede el sol estar alto, y el problema del tikun ɛ nti de la mujer sigue lejos de resolverse;los enterradores siguen esperando que les lleven los objetos rituales a la tumba, la calabaza, la cesta,  la kuya. Tras mucha deliberación y después de consultar con el adivino, uno de los clanes de la aldea decidió organizar el tibenti de un hombre muerto unos meses antes, a la edad de cincuenta y cinco años. Sin descendencia, conocido como el "single", pues había sido abandonado por su mujer, fue enterrado “como un joven” en la tumba de un anciano. De acuerdo con lo previsto por los adivinos, “él contiene la lluvia para vengar la afrenta, por su culpa, la siembra no puede comenzar.        

   Estamos durmiendo en el dormitorio del hombre junto al altar, donde cuatro o cinco mujeres rodean el “simulacro”, como si estuvieran mirando el cadáver de un padre muerto antes del entierro. Las canciones de luto se alternan con ásperos comentarios. Sentados a ambos lados del “simulacro”, dos mujeres de cuarenta y tantos años lamentan el retraso de n'kua, la hija mayor responsable de la takyenta.

 El día de la muerte, es esta mujer quien se ocupa del tikun ɛ nti en la casa del luto ocupándose de la ceremonia. Los asistentes confirman sus expectativas al observar las insuficiencias de la recién llegada: no solo está nekua “enojada y fácilmente irritable”, “a ella nunca le importó estetikun ɛ nti. Peor aún: “ella se negó a cuidarlo, a pesar de que se lo pidió su tía paterna”, comentan.

 Cuando n'kua hace su aparición en la terraza, es recibida con sarcasmo: “trae solo la calabaza y la cuerda de la camilla... y la canasta, ¿dónde está?... y la paja para trenzar la alfombra?”.Otras mujeres, hermanas, llegan a su vez. La discusión va en aumento.N'kua, se muestra indiferente a los comentarios. Se le acusa de no haber apelado, a su debido tiempo, a una u otra de sus hermanas:

“¿quién se hubiera negado a ayudar?”. La situación es complicada, nadie quiere ir al pie de la montaña para cortar la paja: “¡está demasiado lejos!”. Por fin, el tikun ɛ nti  se consigue al mediodía. Los sepultureros pueden comenzar su trabajo. ”.*>Suceso extraído del enterramiento de una mujer en junio de 1982, por la doctora  M. Smadja.

La falta de voluntad de ambos géneros es comprensible en este contexto, donde se da paso previamente, al entierro de un hombre del que apenas se aprecia más que la venganza desde el más allá que comenta el adivino;las disputas son como un aditamento más, de la falta de interés por conseguir los objetos que atañen a la mujer en este tikun ɛ nti. Estos improperios, se ven de otra manera cuando conocemos el lugar ocupado por los responsables de estos asuntos, dentro de la takyenta pequeña y la grande o antigua.

Una takyenta nueva, es conocida como “casa de la esposa”, aunque le pertenece al esposo.También tiene dos pisos aunque es más pequeña acorde a la familia. Solo el más joven hereda la takyenta paterna o del clan. Los otros hermanos construyen su propia casa, una “pequeña takyenta”, cuando se casan.                                       

   El grupo de hermanos es propietario de la manada de vacas pues es patrimonio común. Esta hermandad se conoce como kunalakua, literalmente “sacrificar la carne”, pues durante cualquier ceremonia de importancia, los hermanos sacrifican un buey en los altares del antepasado de la takyenta paterna o viejaComo los hermanos tienden a dividirse fácilmente, la vieja takyenta a menudo pertenece a un anciano alrededor del quesiempre alguno de los hermanos acepta vivir.Un clan,  fawafa o de la “serpiente”, recordemos que se consideran hijos de ella, agrupa varios kunalakua.Una aldea generalmente tiene dos, cuatro o seis clanes.    El clan refuerza los enlaces de los diferentes hermanos de una takyenta a través de las grandes ceremonias de iniciación que tienen lugar cada cuatro años. Los jóvenes de la misma fawafa se inician juntos como pertenecientes a laantigua takyentadel clan, distinto de la takyenta de los hermanos.                                                              

   Recogen los tikun ɛ nti, principalmenteloshermanos de los fallecidos. Dos mujeres tienen los papeles principales: la hermana mayor, presuntamente, del difunto y la hija mayor de este último.Una de las funciones de una tía paterna es fomentar que la hija mayor,  n'kua, disponga de los distintos tikun ɛ ntide su padre cuando se aproxima a la edad que da derecho a efectuar el ritual. Esta n'kua puede ser una chica real o del kunalakua.También puede ser una menor, pues es potestad de la tía paterna elegir a la muchacha que considera más apta para esta tarea, comoque viva cerca de la residencia y con el carácter bien definido sin cambios de humor, una esposa frívola es indeseable.

Una n'kua digna, debe asegurarse que cada hermana sea responsable de un tikun ɛ ntiElla debe verificar regularmente la integridad de estos objetos que, no se olvide, deben tener la apariencia de nuevos el día del entierro. Guardado en la casa de un hermano o en la casa paterna, los "objetos" deben reunirse fácilmente el día de la muerte.

 

Más recientes de Llaunabiker