×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

MiseshisMiembro desde: 14/06/17

Miseshis

http://www.miseshispano.org/

0
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    3.119.980
  • Publicadas
    1.558
  • Puntos
    0
Veces compartidas
244
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
Hace 1d

image

imageEn la escuela, nos enseñaron cómo las analogías, metáforas y símiles describen una cosa en términos de otras. Aunque esos términos pueden haberse «desteñido» de la memoria o haber sido arrojados en los desechos olvidados, han resultado ser aún más importantes de lo que dijeron nuestros profesores, porque mucho de lo que «sabemos» es por analogía con otra cosa (como por ejemplo, desteñido y desecho en la frase anterior ? la memoria no se destiñe exactamente como un par de jeans, y las ideas no son literalmente desechadas, pero las analogías hacen que los significados sean más claros y vívidos).

Las analogías son increíblemente poderosas para extender el entendimiento al producir nuevas y dramáticas percepciones, tales como ver que la corriente eléctrica es como la corriente de agua de alguna manera o que gran parte de la actividad gubernamental es como el saqueo de los piratas. William James lo reconoció cuando escribió «talento para percibir analogías... es el hecho principal en los genios de cada orden.»

La capacidad de las analogías para expresar con fuerza ideas y argumentos explica por qué gran parte de lo que se dice, se piensa y se escribe se expresa de esa manera. Pero usar analogías también es peligroso, porque cualquier analogía, por muy útil que sea, es engañosa si se lleva demasiado lejos o se usa en un contexto equivocado. Todo es igual y diferente a todo lo demás de múltiples maneras, por lo que siempre hay muchas analogías potenciales, precisas e inexactas, que se pueden aplicar.

Las malas analogías, típicamente basadas en similitudes superficiales poco importantes pero obvias, son a menudo seductoras (por ejemplo, el paternalismo, para describir las políticas coercitivas del gobierno, tus padres alguna vez tuvieron poder sobre ti «por tu propio bien», pero te conocían mejor que el gobierno, te cuidaban más que el gobierno y no le robaban a extraños para financiar el ejercicio de ese poder), e incluso las buenas se derrumban en algún momento (por ejemplo, la teoría de las olas ayuda a entender algunas de las propiedades de la luz, pero no a otras). Por lo tanto, se puede abusar de las analogías para inducir a error de manera efectiva, así como para informar con mayor claridad. Y el abuso ha predominado durante mucho tiempo en el discurso público, como señaló hace mucho tiempo George Orwell en «Politics and the English Language».

Por ejemplo, las despilfarradoras políticas gubernamentales de «impuestos y gastos» (y «préstamos y gastos») se denominan «inversiones en Estados Unidos», ignorando el hecho de que quienes financian las «inversiones» no llegan a elegirlas y son personas diferentes a las que se benefician de ellas, a diferencia de la inversión privada. Las reducciones de impuestos, la reducción de los desincentivos a la producción, aumentando la fracción de su producción que realmente posee, mediante la reducción de la fracción efectivamente poseída por el gobierno, se denominan economía vudú (lo que implica que reconocer que los «incentivos importan» no es más lógicamente defendible que las prescripciones de un brujo) o economía de filtración (ignorando el hecho de los acuerdos voluntarios mutuamente beneficiosos, al dar a entender que se trata simplemente de la transferencia de riqueza a los ya ricos a expensas de otros, con la esperanza de que finalmente gasten parte de ella, permitiendo un goteo de ganancias a algunos eslabones posteriores de la cadena alimentaria económica).

Más sobre

Sin embargo, quizás el abuso político más común de las analogías involucra la guerra. Hemos oído que «la guerra es el infierno», «todo es justo en el amor y la guerra», y «la guerra es la política por otros medios» (cualquier combinación de los cuales ilustra los riesgos de agravar analogías imperfectas). Oímos que la crisis del petróleo de los años setenta fue el equivalente moral de la guerra (aunque los controles de precios del gobierno causaron mucho más daño que la OPEP, lo que hace que uno se pregunte quién declaró la guerra a los ciudadanos estadounidenses). Se han declarado guerras gubernamentales sobre todos los problemas imaginables, desde las drogas y la delincuencia hasta la pobreza y el analfabetismo. Pero la imagen de urgencia, determinación y «dar todo lo que tenemos» por el bien del país no concuerda (excepto por el gasto) con las políticas realmente implementadas o sus efectos en los bolsillos de los contribuyentes y en las libertades de los ciudadanos. Más bien, las declaraciones de tales «guerras» son a menudo sólo una retórica dramática utilizada para promover las ideas y programas de los políticos, que a menudo hacen más daño que bien, como las vastas invasiones de la propiedad y la privacidad y el aumento de la violencia y la corrupción desencadenadas por la guerra contra las drogas.

Las imágenes de guerra se invocan para mostrar la determinación de ganar. Pero las guerras no tienen ganadores; sólo los que pierden más y los que pierden menos, como lo ilustran las horribles comparaciones de víctimas. Y las bajas son lo último que buscan los partidarios de los programas sociales, aunque las evaluaciones honestas encontrarían muchas bajas, como en los grandes proyectos de vivienda pública que se convirtieron en «barrios marginales instantáneos» en la Guerra contra la Pobreza. Las guerras también terminan con una rendición formal. Pero las guerras gubernamentales contra la pobreza, las drogas, etc., nunca se pueden ganar de una manera similar.

Oímos hablar de guerras comerciales, en un lenguaje que implica que se trata esencialmente de disputas entre productores nacionales y extranjeros, de modo que el proteccionismo de «nuestras» empresas contra «sus» empresas suena sensato. Desafortunadamente, esto se basa en la idea errónea de que el comercio es un juego de suma cero, de modo que lo que una parte gana a la otra pierde. Sin embargo, tanto los compradores como los vendedores esperan ganar con el comercio, o no participarían voluntariamente, de modo que el comercio cree riqueza, en lugar de conservarla (por qué todo estudio defendible del proteccionismo, que restringe el comercio voluntario, encuentra que destruye la riqueza). Una mejor analogía de la guerra con el proteccionismo es la de los productores nacionales y el gobierno formando una alianza para declarar la guerra a los consumidores nacionales.

Las analogías tienen consecuencias. Son mucho de lo que cada uno de nosotros «sabe». Pero también se utilizan a menudo para engañar, haciendo que las analogías sean potencialmente poderosas para el bien y muy destructivas, como la energía nuclear. Es hora de que reconozcamos ese hecho, ya que el manejo adecuado de las analogías es una fuente importante de conocimientos cruciales y una de nuestras defensas más fuertes contra nuestros propios errores analíticos, así como los intentos de otros de engañarnos. Esto es especialmente cierto, dada la frecuencia con la que se abusa de las analogías para expandir aún más la usurpación gubernamental de nuestras libertades.

El artículo original se encuentra aquí.

Más recientes de Miseshis

Una «mentalidad de la edad de bronce» no nos salvará del Leviatán

Una «mentalidad de la edad de bronce» no nos salvará del Leviatán

En un artículo reciente en The Claremont Review of Books, Michael Anton dice que el conservadurismo convencional no atrae a la juventud estadounidense Hace 13h

Las restricciones comerciales son un ataque a los valores y derechos humanos del individuo

Las restricciones comerciales son un ataque a los valores y derechos humanos del individuo

Un arancel es un impuesto sobre las importaciones que se utiliza para satisfacer un objetivo político. Antes de que el impuesto federal sobre la renta se convirtiera en ley en 1913, el gobierno federal de los Estados Unidos estaba financiado casi en su totalidad por aranceles e impuestos especiales Hace 13h

El premio Nobel de Ciencias Económicas fue otorgado a tecnócratas ridículos y políticamente correctos

El premio Nobel de Ciencias Económicas fue otorgado a tecnócratas ridículos y políticamente correctos

La Real Academia Sueca de Ciencias ha concedido el Premio Sveriges Riksbank de Ciencias Económicas en memoria de Alfred Nobel 2019 a Abhijit Banerjee (Instituto Tecnológico de Massachusetts) y a su esposa Esther Duflo (Instituto Tecnológico de Massachusetts) y a Michael Kremer (Universidad Harvard) Hace 13h

La propiedad del Estado no es realmente propiedad «pública»

La propiedad del Estado no es realmente propiedad «pública»

Si quiere exponer lo absurdo del Estado, piense en la contabilidad gubernamental. En realidad, no hay mejor manera de demostrar la imposibilidad de una solución gubernamental a la escasez que leyendo la auditoría anual de cualquier entidad gubernamental Hace 1d

Mostrando: 1-5 de 1.557