Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que John Miller escriba una noticia?

La poesía dolorida de Chona Madera (1901-1980)

0
- +
11/05/2019 04:54 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Asunción Madera (Chona Madera) fue, al igual que Natalia Sosa, víctima de un tiempo poco favorable a las mujeres escritoras. Vivió entre 1901 y 1980, residió temporalmente en Madrid y en Málaga, donde permaneció hasta 1979, cuando regresa a su isla. Poesía dolorida, poesía de una cierta frustración personal y vital, en su obra se refleja el dolor de la muerte, el amor contrariado y la renuncia a los sueños.

Además de escritora fue periodista y colaboró con diarios del archipiélago como El Eco de Canarias, La Tarde o El Día. También participó en revistas literarias, como Mujeres en la isla, Mensaje o Gánigo. Su labor como escritora hizo que ganara el premio de poesía Tomás Morales. Hoy en día su obra está siendo felizmente recuperada por nuevas generaciones de mujeres escritoras.

MI SUEÑOMi sueño ?que ya no es sueño

porque no es un sueño de nadie-

pronunció un profundo "no"

y se me quedó en la calle.Mis ilusiones se fueron

a desandar los caminos

que emprendieron jubilosas,

sin contar con el destino.Bellas ilusiones; sueños;

¿Dónde estáis?

Soledades han quedado

convertidos;

y yo, en medio de ellas

como el muerto

entre los cirios.VENCIDAS MIS REBELDÍASVencidas mis rebeldías

heme toda mansedumbre.

De tanta renunciación

llevo el corazón sin lumbre.

Más sobre

¡Ay, la espera

de las horas no llegadas!

¡Ay, los días

y su yunque, y la verdad

que truncó mi fantasía!Llorando voy por mis sueños,

que solo sueños tenía...ESTAS MANOSEstas manos que nunca

taparon a un hijo,

ni lavaron nunca

sus carnes rosadas,

se duelen de haber nacido

para nada.

Mi madre en mí queda

como obra truncada.

¡Qué pena por ella!

Yo hubiera querido

prolongar su savia;

pero a veces digo, para mi consuelo

¡nadie por mi culpa llorará su duelo!EL SILENCIOEl silencio

es el inmenso palacio

por el que ando despacio.

El silencio

(que no tiene barreras)

nunca me dice: Espera.El silencio,

que no es primavera,

ni es verano,

ni otoño,

ni es invierno siquiera,

que no es nada ?para tantos-

constituye mi encanto.El silencio

no me tiene por rara.

Es mi mejor amigo,

mi palabra más clara.


Sobre esta noticia

Autor:
John Miller (887 noticias)
Fuente:
blogdeleonbarreto.blogspot.com
Visitas:
3
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.