Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

La Reserva Federal tiene suficientes herramientas para arruinar la economía

25/03/2020 00:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageEn su Anuncio de emergencia del domingo por la noche, la Reserva Federal nos aseguró que «está preparada para utilizar toda su gama de herramientas para apoyar el flujo de crédito a los hogares y las empresas y así promover sus objetivos de máximo empleo y estabilidad de precios». La Reserva Federal puso su dinero (fiduciario) donde está su boca anunciando una serie de programas. Recortó su objetivo de tipo de interés en un 1% a cero y reinstituyó la expansión cuantitativa, comprometiéndose a comprar 700 mil millones de dólares en valores del Tesoro y valores respaldados por hipotecas de agencias en los próximos meses. Esto se suma a los 1, 5 billones de dólares en operaciones de recompra temporales a un día y a plazo que anunció hace dos días. Por otra parte, la Reserva Federal emitió un anuncio coordinado con otros bancos centrales, incluyendo el Banco de Inglaterra, el Banco de Japón y el BCE, de que el tipo de interés de los acuerdos de intercambio de dólares se reduciría en un 0, 25% y que las líneas de intercambio con vencimiento a 84 días se añadirían a las actuales líneas de intercambio de dólares a siete días. En otro anuncio más , la Reserva Federal redujo la tasa en su ventana de descuento en un 1, 5% a 0, 25% y sus requerimientos de reserva para todos los bancos y otras instituciones depositarias a 0%.

A raíz de estos anuncios, algunos comentaristas cuestionaron si la Reserva Federal se ha quedado sin «herramientas» para hacer frente a la inminente recesión y recuperación. El ex vicepresidente de la Reserva Federal, Donald Kohn, se mostró ambivalente, escribiendo : «No se han quedado sin herramientas, pero han utilizado la mayor herramienta que tienen, la herramienta del tipo de interés, la que se ha demostrado a lo largo de los años que funciona de la manera más eficaz». Michael O'Rourke, estratega jefe de mercado de JonesTrading, tomó una visión más tenue de la situación de la Reserva Federal, declarando :

Lo arruinaron. La Reserva Federal entró en pánico y el mercado se asustó. El S&P 500 registró todos los máximos históricos hace menos de un mes y la Reserva Federal ha gastado todas sus herramientas convencionales y no convencionales.

Mientras tanto, los responsables políticos se apresuraron a asegurar a los mercados y al público que la Reserva Federal tenía o conseguiría las herramientas que necesitaban para mantener una economía en pánico en un estado de equilibrio. El Secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, indicó que solicitaría herramientas adicionales para la Reserva Federal de las que se había visto privada por la legislación Dodd-Frank: «Se han quitado ciertas herramientas que voy a volver al Congreso y pedir». Y el presidente de la Reserva Federal, Powell, aseguró a los periodistas que la Reserva Federal aún tiene suficientes herramientas disponibles para guiar la economía a través de la crisis de COVID-19 y guiar su recuperación.

Pero, ¿cuáles son estas «herramientas» que tienen los políticos, los profesionales financieros y los comentaristas tan entusiasmados? La renovación de la flexibilización cuantitativa, el objetivo de tipo de interés cero, las líneas de intercambio de dólares a 84 días, las facilidades especiales de reposición de la Reserva Federal de Nueva York, los requisitos de reserva cero, etc., no son más que técnicas astutas y arcanas para conjurar trillones de dólares adicionales de la nada y bombearlos a la economía mundial. Desde su creación, la Reserva Federal siempre ha tenido una sola herramienta para manipular la economía: la impresión de dinero. Y esta herramienta nunca se aburrirá o romperá, y puede ser usada una y otra vez bajo cualquier y todas las circunstancias menos la hiperinflación.

La verdadera pregunta es si esta herramienta funcionará para mitigar la contracción económica que inevitablemente seguirá a la conmoción del lado de la oferta de la epidemia de COVID-19 y a la deflación de la burbuja de las acciones (posiblemente seguida de la deflación en otros mercados de activos). El sentido común y la teoría económica básica nos dicen que la elaboración de balances digitales en dólares no aliviará la mayor escasez de bienes y servicios concretos provocada por las fábricas y establecimientos comerciales cerrados y por la menor productividad de los empleados obligados a trabajar en casa. Además, la teoría austríaca del ciclo económico, ilustrada por la historia reciente, no fomenta el optimismo de que el inminente diluvio de nuevos dólares fomente una recuperación rápida y sólida de la inminente recesión. De hecho, de 2010 a 2019, la oferta monetaria de los Estados Unidos (M2) aumentó en un 80%, de 8, 475 billones de dólares a 15, 243 billones, y sin embargo la economía estadounidense experimentó una recuperación dolorosamente prolongada de la recesión posterior a la crisis financiera, seguida de un crecimiento de la producción real históricamente lento durante el período de «auge», a pesar de que se formaron burbujas en el mercado de activos. El crecimiento trimestral del PIB real fluctuó entre el 1 y el 3% durante este período, excepto en cinco trimestres en los que superó ligeramente el 3%.

Lo más importante es que la anunciada política expansionista no podría ser más inoportuna. Porque es imperativo que durante una contracción de la economía causada por una guerra, un desastre natural o una epidemia, el sistema de precios se deje libre y sin trabas para revelar los usos más valiosos de los recursos productivos cuyas cantidades se han reducido sustancialmente. Sólo esta política facilitará el camino óptimo hacia una economía temporalmente más pequeña y garantizará que se satisfagan las demandas más apremiantes de los consumidores durante un período de mayor escasez de recursos. Lamentablemente, la intención declarada de la nueva política de la Reserva Federal es precisamente estabilizar la economía, es decir, apuntalar y mantener las empresas, las industrias y la actividad productiva tal como estaban en el statu quo anterior. Pero esto es claramente imposible dada la reducción de los suministros de los factores de producción. Al inundar la economía con dinero, la Reserva Federal no logrará expandir milagrosamente estos suministros, sino que distorsionará la estructura de precios y promoverá la mala asignación, la mala inversión y el desperdicio de los factores productivos, profundizando y prolongando así la recesión.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (2241 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
1068
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.