Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Mamvas escriba una noticia?

Venezuela y sus vecinos frente a la guerra que se anuncia

12/02/2019 20:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Para poder enfrentar la crisis que desestabiliza Venezuela, al igual que las que ?comienzan en Nicaragua y Haití, es necesario analizarla. Thierry Meyssan retoma en ?este artículo las tres hipótesis que tratan de interpretarla y expone argumentos en favor ?de una de ellas. También se refiere a la estrategia de Estados Unidos y a la manera de ?afrontarla. ?

image

Thierry Meyssan, Voltaire

Venezuela se divide hoy entre la legitimidad del presidente de la República constitucionalmente electo, Nicolás Maduro, y la del presidente de la Asamblea Nacional, Juan ?Guaidó. ?

Guaidó se autoproclamó «presidente encargado de Venezuela» , invocando los artículos 223 y ??233 de la Constitución. Pero basta con leer ambos artículos para comprobar que no se aplican a ?la situación existente en Venezuela y que no es posible invocarlos para legitimar la posición que ?Guaidó pretende reclamar. A pesar de ello, Estados Unidos, los países del «Grupo de Lima» y ?ciertos gobiernos de países miembros de la Unión Europea afirman que Juan Guaidó tiene derecho ?a la función que pretende usurpar. ?

Entre quienes respaldan al presidente Nicolás Maduro, algunos aseguran que Washington está ?reproduciendo el derrocamiento de un gobierno de izquierda, según el modelo de lo que ?Estados Unidos hizo contra el presidente chileno, Salvador Allende, en 1973, bajo la ?administración de Richard Nixon. ?

Otros, luego de ver las revelaciones de Max Blumenthal y Dan Cohen sobre el historial de Juan ?Guaidó [ "The Making of Juan Guaidó: US Regime-Change Laboratory Created Venezuela's Coup ?Leader" , ], piensan, al contrario, que se trata de una ?? «revolución de color» , como las que ya vimos bajo la presidencia de George W. Bush. ?

En todo caso, ante la agresión de un enemigo mucho más fuerte que nosotros es crucial ?identificar sus objetivos y entender los métodos que utiliza. Sólo tienen posibilidades de sobrevivir ?quienes sean capaces de prever los golpes que van a recibir. ?

Tres hipótesis predominantes?

Es completamente lógico que los latinoamericanos comparen lo que están viviendo a lo que ya ?vivieron en el pasado, como el golpe de Estado de 1973 en Chile. Pero sería arriesgado para ?Washington tratar de reproducir el escenario aplicado contra Chile hace 46 años. Sería un error ?porque todo el mundo conoce hoy los detalles de aquella manipulación. ?

Al mismo tiempo, la revelación de los vínculos de Juan Guaidó con la National Endowment for ?Democracy (NED) y con el equipo del estadounidense Gene Sharp hace pensar en una «revolución ?de color», y más aún teniendo en cuenta que ya hubo en Venezuela una operación de ese tipo, ?en 2007, cuando terminó en un fracaso. Pero, una vez más, sería arriesgado para Washington ?tratar de aplicar nuevamente un plan que ya fracasó hace 12 años. ?

Para entender las intenciones de Washington, debemos empezar por conocer su plan de batalla. ?

El 29 de octubre de 2001, o sea mes y medio después de los atentados registrados en ?Nueva York y el Pentágono, el secretario de Defensa Donald Rumsfeld creó una estructura ?llamada Office of Force Transformation (Oficina de Transformación de la Fuerza) cuya misión ?consistiría en revolucionar las fuerzas armadas estadounidenses, cambiar su mentalidad para que ?respondiesen a un objetivo radicalmente nuevo tendiente a garantizar la supremacía de ?Estados Unidos a nivel mundial. Rumsfeld puso esa tarea en manos del almirante Arthur ?Cebrowski, quien ya había trabajado en la creación de una red digital que abarcaba todas las ?unidades militares y había participado, en los años 1990, en la elaboración de una doctrina de la ?guerra en red (Network-centric warfare) [ Transforming Military Force: The Legacy of Arthur ?Cebrowski and Network Centric Warfare , James R. Blaker, Greenwood, 2007].?

El almirante Cebrowski llegaba con una estrategia ya elaborada que presentó no sólo en el ?Pentágono sino en casi todas las academias militares estadounidenses. A pesar de su importancia, ?su trabajo interno en las fuerzas armadas no se conoció hasta que se publicó un artículo en la ?revista Vanity Fair . La argumentación de Cebrowski fue publicada por su asistente, Thomas ?Barnett. ?Por supuesto, esos documentos no son obligatoriamente fieles al pensamiento imperante en el ?Pentágono, pensamiento que ni siquiera tratan de explicar, limitándose a justificarlo. En todo ?caso, la idea principal es que Estados Unidos debe tomar el control de los recursos naturales de ?la mitad del mundo, no para utilizarlos para sí mismo sino para estar en posición de decidir quién ?podrá utilizarlos. Para lograr ese objetivo, tendrá que destruir en esas regiones cualquier poder ?político que no sea el de Estados Unidos y acabar con las estructuras mismas de los Estados en ?los países existentes en esas regiones. ?

Oficialmente, nunca se inició la aplicación de esa estrategia. Pero lo que estamos viendo desde ?hace 20 años coincide precisamente con lo que se describe en el libro de Barnett. ?

Primeramente, en los años 1980 y 1990, tuvo lugar la destrucción de la región africana de los ??«Grandes Lagos». Lo que se recuerda de aquello es el episodio del genocidio perpetrado en ?Ruanda y sus 900.000 muertos, pero el hecho es que toda la región fue devastada por una serie de ?guerras que arrojaron un total de 6 millones de muertos. Resulta sorprendente comprobar que, a ??20 años de aquellos hechos, numerosos países de la región aún no logran restaurar su soberanía ?sobre el conjunto de sus territorios. Ese episodio es anterior a la doctrina Rumsfeld-Cebrowski, ?así que no sabemos si el Pentágono había previsto lo que allí sucedió o si concibió su plan ?mientras destruía aquellos Estados. ?

Posteriormente, en los años 2000 y 2010, vino la destrucción del «Medio Oriente ampliado», ya ?después de la doctrina Rumsfeld-Cebrowski. Por supuesto, es posible creer que lo sucedido en ?esta otra región fue una sucesión de intervenciones «democráticas», de guerras civiles y de ?revoluciones. Pero, además de que las poblaciones implicadas cuestionan la narración dominante ?de esos acontecimientos, también podemos comprobar en este caso que las estructuras de los ?Estados fueron destruidas y que no ha sido posible restaurar la paz después del fin de las ?operaciones militares. Actualmente, el Pentágono está retirándose del «Medio Oriente ?ampliado» y se prepara para desplegarse en la «Cuenca del Caribe». ?

Una buena cantidad de elementos demuestran que nuestra comprensión anterior de las guerras de ?George W. Bush y de Barack Obama era incorrecta y que esos mismos elementos corresponden a ?la perfección con la doctrina Rumsfeld-Cebrowski. Esta lectura de los hechos no es por tanto ?resultado de una coincidencia con la tesis de Barnett y nos obliga a revisar bajo otro ángulo todo ?lo que hemos visto. ?

Si adoptamos esta manera de pensar, tenemos que plantearnos que el proceso de destrucción de ?la Cuenca del Caribe comenzó con el decreto del presidente Barack Obama, emitido el 9 de marzo ?de 2015, según el cual Venezuela amenaza la seguridad nacional de los Estados Unidos de ?América. Puede parecer que eso pasó hace mucho tiempo, pero no es así. Basta recordar que ?el presidente George W. Bush firmó la Syrian Accountabilit Act en 2003, pero las operaciones ?militares contra Siria comenzaron 8 años más tarde, en 2011. Era el tiempo que necesitaba ?Washington para crear las condiciones necesarias para la agresión. ?

?Los ataques contra la izquierda anteriores a 2015?

Si este análisis es correcto tenemos que plantearnos que los acontecimientos anteriores a 2015 ??el golpe de Estado de 2002 contra el presidente Hugo Chávez, el intento de revolución de color ?de 2007, la Operación Jericó en febrero de 2015 y las primeras guarimbas ? [5]? respondían a una ?lógica diferente, mientras que lo sucedido después (el terrorismo de las guarimbas, en 2017) ?es parte del plan actual. ?

Mi reflexión se basa también en el conocimiento que he acumulado sobre esos elementos. ?

Por ejemplo, en 2002 publiqué un análisis del golpe de Estado contra el presidente Hugo Chávez y ?relataba el papel de Estados Unidos detrás de FEDECAMARAS ?la organización de los patrones ?venezolanos [ Implicación de las redes secretas de la CIA para derribar a Chávez ]. El presidente Hugo Chávez quiso verificar lo que yo había escrito y envió dos ?emisarios a verme en París. Uno de ellos fue promovido a general y el otro es hoy una de las ?principales personalidades de la República Bolivariana. El fiscal Danilo Anderson utilizó mi trabajo ?en sus investigaciones y fue asesinado por la CIA en 2004. ?

Por otro lado, en 2007, estudiantes trotskistas iniciaron un movimiento contra la decisión de ?no renovar la licencia de RCTV, una estación de radio y televisión que transmitía en Caracas. Hoy ?sabemos, gracias a Blumenthal y Cohen, que en aquella época Juan Guaidó ya estuvo implicado en ?aquel movimiento y que recibió entrenamiento de discípulos del teórico de la no violencia Gene ?Sharp. En vez de reprimir los excesos de aquel movimiento, lo que hizo el presidente Hugo ?Chávez ?en ocasión de la firma de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América ??(ALBA), el 3 de junio? fue leer a los participantes un artículo escrito sobre Gene Sharp y su ?concepción de la no violencia al servicio de la OTAN y de la CIA. Al darse cuenta de que habían sido manipulados, ?numerosos manifestantes abandonaron la protesta. Sharp trató de negar torpemente los hechos, ?escribiéndole al presidente Hugo Chávez y a mí mismo. Y logró crear cierta confusión en el ?seno de la izquierda estadounidense, donde era visto como una personalidad respetable y ?no vinculada al gobierno de Estados Unidos. El profesor Stephen Zunes asumió la defensa de ?Sharp pero, ante el peso de las pruebas, Sharp acabó cerrando su instituto y dejando el espacio a ?Otpor y al Canvas.?

Volvamos ahora al periodo actual. Por supuesto, el reciente intento de asesinato contra el ?presidente Nicolás Maduro hace pensar en todo lo que se hizo para acabar con el presidente ?chileno Salvador Allende. También es cierto que las manifestaciones convocadas por el presidente ?de la Asamblea Nacional Juan Guaidó hacen pensar en una revolución de color. Pero eso ?no contradice mi análisis. Hay que recordar que en Libia hubo un intento de asesinato ?contra Kadhafi poco antes del inicio de las operaciones militares contra la Yamahirya. ?En Egipto, cuando los discípulos de Gene Sharp dirigieron las primeras manifestaciones contra ?el presidente Hosni Mubarak, incluso distribuyeron una versión en árabe del manual que ya habían ?utilizado en otros países. Sin embargo, como lo demostraron los acontecimientos posteriores, en Egipto ?no se trataba de un golpe de Estado ni de una revolución de color. ?

Prepararse para la guerra?

Si mi análisis es correcto ?y por ahora todo parece indicar que sí lo es? hay que prepararse para ?una guerra, no sólo en Venezuela sino en toda la Cuenca del Caribe. Nicaragua y Haití también ?están desestabilizados. ?

Esa guerra será impuesta desde el exterior. Su objetivo ya no será derrocar gobiernos de ?izquierda para reemplazarlos por los partidos de derecha, aunque así lo indiquen las apariencias. ?En el desarrollo de los acontecimientos se perderán las distinciones entre esos bandos. Poco ?a poco, todos los sectores de la sociedad se verán amenazados, sin distinción de ideología ni de ?clase social. ?

Asimismo, los demás países de la región no podrán mantenerse al margen para escapar a la ?tempestad. Los que crean que lograrán protegerse sirviendo de base de retaguardia a las ?operaciones militares también serán parcialmente destruidos. Deben saber que, aunque la prensa ?raramente menciona esto, ciudades enteras han sido arrasadas en la región de Qatif, en Arabia ?Saudita, a pesar de que ese país es el principal aliado de Washington en el «Medio Oriente ?ampliado» . ?

Según el esquema ya visto en los conflictos de la región africana de los Grandes Lagos y en el ?Medio Oriente ampliado, esa guerra se desarrollaría por etapas:?

  • En primer lugar, destrucción de los símbolos del Estado moderno, con ataques ?contra monumentos históricos o museos dedicados a la memoria de Hugo Chávez. Son acciones ?que pueden no causar víctimas pero que atentan contra la conciencia colectiva de la población.
  • Introducción de armas y financiamiento para la organización de "manifestaciones" que acabarán ?en actos de violencia. La prensa dominante divulgará a posteriori explicaciones imposibles de ?verificar sobre los crímenes, que serán atribuidos al gobierno como actos de represión contra ?pacíficos manifestantes. Como lo que se busca es sembrar la división, es importante que ?la policía crea haber sido tiroteada por la multitud y que la multitud crea al mismo tiempo que ?la policía ha disparado contra ella.
  • La tercera etapa consiste en organizar sangrientos atentados por todo el país. Eso requiere muy ?pocas personas, basta con dos o tres equipos que circulen a través del país ?[Este esquema ya fue utilizado con éxito contra Libia y Siria.]]?.
  • Sólo entonces será útil el envío de mercenarios extranjeros. En las guerras más recientes, ?Estados Unidos envió a Irak y Siria al menos 130 000 extranjeros, a los que se agregaron unos ??120 000 elementos armados locales. Se trata de ejércitos muy numerosos pero mal entrenados. ?

El ejemplo de Siria demuestra que es posible defenderse. Pero hay medidas que deben adoptarse ?urgentemente:

  • Por iniciativa del general Jacinto Pérez Arcay y del presidente de la Asamblea Nacional ?Constituyente, Diosdado Cabello, oficiales superiores venezolanos ya estudian las nuevas formas de lucha (la guerra ?de 4ª generación). Pero sería importante enviar delegaciones militares a Siria para que sus ?miembros puedan comprobar en el terreno cómo se desarrollaron los acontecimientos. Esto es ?muy importante ya que este tipo de guerra no se parece a las anteriores. Por ejemplo, ?en Damasco ?la capital siria? la mayor parte de la ciudad está intacta, pero algunos barrios están ?totalmente devastados, como Stalingrado después de la arremetida de los nazis. Eso implica el uso ?de técnicas especiales de lucha.
  • Es fundamental instaurar la unión nacional entre todos los patriotas. El presidente debe lograr ?una alianza con la oposición nacional e incluir en su gobierno a algunos de sus líderes. ?No se trata de encontrar o no simpático al presidente Maduro. Lo que se impone en la actual ?coyuntura es luchar junto a él para salvar el país.
  • El ejército debe formar una milicia popular. En Venezuela ya existe una, con unos 2 millones de ?combatientes, pero no parece estar entrenada. Los militares rechazan generalmente la idea de ?poner armas en manos de los civiles, pero los habitantes de un barrio son los más indicados ?para defenderlo, precisamente porque conocen a todos sus habitantes.
  • Será necesario emprender importantes trabajos de fortificación alrededor de los edificios del ?Estado, de las sedes de los cuerpos armados y de los hospitales, en aras de garantizar su ?seguridad a toda costa.
?

Son medidas que deben adoptarse urgentemente, sobre todo porque concretarlas es complicado ?y lleva tiempo... y el enemigo está ya casi listo. ?


Sobre esta noticia

Autor:
Mamvas (4704 noticias)
Fuente:
mamvas.blogspot.com
Visitas:
1956
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.